En nuestro país tenemos la suerte de disfrutar de varios puentes o fines de semana largos durante todo el año, y si bien es cierto que a veces apetece más quedarse en casa sin hacer nada y recuperar algo de sueño, hacer una pequeña escapada siempre es mucho más divertido. Te traemos algunas ideas de escapadas de fin de semana por España a las que se puede llegar directamente en AVE, tanto en un fin de semana normal, cuando los billetes de tren son más baratos, como en un puente, cuando puede haber ofertas especiales.

León

La Catedral de León

León es una ciudad acogedora, fácil de recorrer a pie y con mucho encanto ideal para una escapada de fin de semana. Se puede ir a León en AVE desde Madrid, Palencia o Valladolid, y todos los trenes de alta velocidad llegan a la estación provisional que se ha habilitado mientras se reforma la estación del Norte.

Lo que no te puedes perder en tu escapada a León:

  • las grandes letras con el nombre de la ciudad que se encuentran en la Plaza de Regla, punto ideal para unas selfies
  • la Catedral de Santa María, con su arquitectura gótica, su rosetón central y sus grandes torres
  • la Plaza Mayor, donde se encuentra el antiguo edificio del consistorio y en la que se celebra un mercado tradicional los sábados por la mañana
  • el Barrio Húmedo, que empieza en la Plaza de San Martín y cuyas callejuelas están repletas de bares de tapas
  • el Palacio del Conde Luna, una fortaleza también gótica que se construyó en el siglo XVI conectada a la muralla romana
  • la Casa de los Botines, una de las pocas obras de Gaudí que están fuera de Cataluña
  • el Parque del Cid, pulmón verde de la ciudad en el Barrio Romántico (que a su vez es también zona de tapeo)
  • el Museo de León, donde se puede ver su historia desde el Paleolítico hasta el siglo XVIII
  • el MUSAC, con su arquitectura innovadora y su fachada colorida

Recomendaciones: el bar Jamón Jamón, especialista en embutidos en el Barrio Húmedo.

Huesca

Castillo de Montearagón en Huesca

La ciudad aragonesa fue un enclave estratégico en la Edad Media y en ella se pueden encontrar restos romanos, ejemplos del renacimiento aragonés y del modernismo. Además, desde Huesca se pueden hacer excursiones de un día a lugares cercanos como Barbastro, Aínsa o Jaca. A Huesca se puede llegar en AVE desde Madrid, Guadalajara o Zaragoza, y desde su estación se puede tomar un taxi o un autobús urbano para llegar al centro.

Lo que no te puedes perder en tu escapada a Huesca:

  • el Casino, que es uno de los referentes del modernismo en España con la Fuente de las Musas enfrente, que data de 1885 y es de estilo romántico
  • la Catedral, que se construyó como Mezquita Mayor y de la que aún se conserva el alminar, y que se encuentra frente al Ayuntamiento y el Museo Diocesano. Desde éste se puede subir a la Torre de la Catedral, de 37 metros, y disfrutar de la mejor vista de la ciudad.
  • la Muralla del siglo IX, que rodea el Casco Antiguo y conserva una de sus 100 torres
  • el Castillo de Montearagón, que se construyó para el inicio de la Reconquista y se fundó en 1085
  • el Parque Miguel Servet, que conformaba los antiguos jardines de palacio de una familia del siglo XVII (y en los que albergaban ¡hasta un zoo!). Hoy en día se trata de un lugar mágico, ideal para una escapada de fin de semana con niños, pues cuenta con atracciones como la casita de Blancanieves, las pajaritas de origami o la Rosaleda)
  • el Planetario Espacio 0.42 y el Centro Cultural del Matadero

Recomendaciones: para ir de tapas, el Comomelocomo, y para cenar o comer en restaurante, el Tatau Bistro (que el año pasado recibió una estrella Michelín).

Cuenca

Cuenca de noche
Cuenca es también muy fácil de recorrer: tiene un buen ambiente y muchos puntos de interés y además de todo esto ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad. El AVE que llega a Cuenca se puede tomar en Madrid, Alicante, Valencia, Córdoba y Sevilla.

Lo que no te puedes perder en tu escapada a Cuenca:

  • las Casas Colgadas, que son el símbolo de la ciudad. Se asoman al río y se pueden visitar tres de ellas: la Casa de la Sirena y las Casas del Rey, en las que hay un museo de arte abstracto
  • la Plaza Mayor, punto de encuentro para los conquenses y donde quedan para disfrutar de unas tapas en cualquiera de sus terrazas
  • en la misma plaza se pueden admirar el edificio barroco del Ayuntamiento, el Convento de las Petras y la Catedral de Nuestra Señora de Gracia
  • la Catedral de Santa María y San Julián, primer edificio que se levantó tras la Reconquista
  • los “Rascacielos” de Cuenca, unos curiosos unos edificios en el barrio de San Martín, que si se ven desde el río Huécar parecen rascacielos tallados en la montaña
  • el Puente de San Pablo, construido en 1902 y desde donde se pueden ver las Casas Colgadas
  • las ruinas del castillo del siglo XIII, del que se conservan parte de las murallas y las torres

Recomendaciones: para ir de tapas, la Bodeguilla de Basilio, al lado de la Plaza de España; y para cenar disfrutando de unas vistas impresionantes, la Posada San José, en la calle de Julián Romero.

Valladolid

Valladolid
Desde la llegada del AVE a Valladolid en 2007, ésta se ha convertido en un nuevo destino de fin de semana, sobre todo para los que vivan en Madrid, Palencia, León o Segovia. También cuenta con un interesante casco antiguo y vinos de gran calidad, lo que hace que sea uno de los principales destinos de enoturismo en el país. Los trenes llegan a su estación de Campo Grande, que está bastante céntrica.

Lo que no te puedes perder en tu escapada a Valladolid:

  • su Plaza Mayor, que fue la primera de España y sirvió de inspiración al resto de las que después se levantaron en el país y en algunas ciudades sudamericanas
  • el Campo Grande, su parque urbano más grande, que se inauguró a finales del siglo XVIII, y la Rosaleda, su segundo parque y uno de los más antiguos
  • el edificio de la Academia de Caballería, que se trasladó desde Alcalá de Henares en 1852 y se sitúa junto al Campo Grande
  • la Playa Fluvial de las Moreras, bordeando las aguas del Pisuerga, que cuenta con duchas, baños, aparcamiento y chiringuito, para tus escapadas veraniegas
  • entre las muchas iglesias que se pueden encontrar en Valladolid, destacan la de San Pablo, la Antigua, la Catedral “Inconclusa”, la iglesia de San Benito y la de San Miguel
  • la Plaza de Poniente, uno de los principales puntos de encuentro de los vallisoletanos
  • la Cúpula del Milenio, zona cultural y de ocio
  • sus muchos museos: la Casa de Colón, la Casa de José Zorrilla, el Museo Oriental y el Museo Nacional de Escultura Policromada

Recomendaciones: el Jero, donde debes ir a disfrutar de uno de sus famosos “galácticos” (un tipo de pinchos).

Lleida

Lleida
Lleida se encuentra en la vega del río Segre y ha acogido a diversas culturas a lo largo de su historia, lo que ha dejado un legado que se puede ver en sus monumentos y edificios históricos. Se puede llegar a Lleida en AVE desde Madrid, Zaragoza, Tarragona, Barcelona y Sevilla. La estación de Lleida-Pirineus, a la que llega el AVE, es un monumento en sí misma, pues su edificio de los años 20 está catalogado como Bien Cultural de Interés Local.

Lo que no puedes perderte en tu escapada a Lleida:

  • la Seu Vella, catedral del siglo XIII y símbolo de la ciudad, situada en lo alto de una colina en la ciudad vieja
  • el Parque de la Mitjana, que es el más grande de la ciudad
  • el Centro de Arte de la Panera, de arte contemporáneo aunque conserva su columnata medieval; y el Museo Morera, de pintura
  • la Catedral “Nueva”, barroca y del siglo XVIII
  • el Antiguo Hospital de Santa María, de estilo gótico y en el que se encuentra el Museo Arqueológico
  • el castillo mudéjar de la Zuda, que se encuentra detrás de la Seu Vella y es donde tuvo lugar el matrimonio que unió los reinos de Cataluña y Aragón en 1150
  • el Parque de los Campos Elíseos, que es el más antiguo y en el que hay que visitar la Fuente de la Sirena
  • las iglesias de San Juan y de San Lorenzo, neogótica y románica-gótica respectivamente
  • el Castillo Templario de Gardeny, del siglo XVII
  • Eje Comercial, la calle peatonal más larga de Europa, con 3 kilómetros

Recomendaciones: El Petit Catalá es uno de los mejores restaurantes de Lleida.

Inés Díaz

Salí de mi querida Galicia natal para vivir en varias ciudades europeas hace años, y ahora mismo estoy disfrutando de la vida berlinesa. Me encanta leer, bailar, viajar y pasarme horas buscando datos absurdos en internet.