Barcelona es la ciudad más visitada de España. Es un hecho. En el pasado 2013 el aeropuerto del Prat superó al de Barajas en tránsito de pasajeros y su puerto batió el récord al recibir 17 cruceros en un fin de semana.

En sus hoteles pasaron la noche más de 5 millones de turistas, entrando así en el Top 20 de ciudades de todo el mundo con más visitantes elaborado por Mastercard, a partir del número de pernoctaciones. Desde el 92, la Ciudad Condal es uno de los destinos turísticos favoritos mundiales. A la frase “Soy de Barcelona” sólo siguen dos respuestas, tras una exclamación de entusiasmo: o bien han ido y les ha encantado, o bien están deseando ir.

Si le preguntáramos a cualquiera qué es lo más típico de Barcelona seguro que nos dirían que la Sagrada Família, las Ramblas, el barrio Gòtic o el Camp Nou. Y si bien es cierto que son sitios que merece la pena visitar si se viene a la capital catalana, hay otros rincones de Barcelona que no hay que dejar de ver si se tiene la oportunidad.
Flickr: pcambraf

Los barrios Gòtic, Raval y Born, situados en el centro, son los elegidos por las hordas de turistas a la hora de reservar sus hoteles, visitar los sitios turísticos, realizar sus compras y salir a comer y a beber. Estos tres barrios son también donde la Ciudad Condal se fundó y prosperó durante la época romana y la medieval. A finales del siglo XIX y principios del XX, Barcelona empezó su expansión y se anexionó algunos de los municipios que la circundaban como la Vila de Gràcia, Sants y Horta. Actualmente son distritos de la ciudad, aunque conservan su estructura de pueblo con sus calles peatonales, sus plazas, y el orgullo de sus habitantes.

La Vila de Gràcia

Flickr: Oh-Barcelona.com

La Vila de Gràcia es uno de los sitios favoritos de los barceloneses tanto para vivir, si los precios lo permiten, como para ir de compras, comer y tomar algo. Uno de sus principales encantos son sus tiendas pequeñas y repletas de productos originales y únicos, creados por diseñadores independientes. De hecho, algunas de sus tiendas tienen productos que sólo se encuentran allí. Otro de sus atractivos son sus múltiples plazas en las que se pueden encontrar terrazas tanto en invierno como en verano donde tomarte una caña con unas patatas bravas. La calle Verdi, en la que hay uno de los pocos cines con versión original de la ciudad, y la Plaça del Sol son algunos de los sitios más concurridos tanto de día como de noche. El mejor momento para visitar esta zona es durante el mes de agosto, cuando se celebra su fiesta mayor y las calles compiten para ver cuál es la que tiene mejor decoración.

Sants

Flickr: vitelone

Muchos turistas conocerán Sants por la Estación de Sants, la estación principal de trenes y autobuses de Barcelona. A sólo unos metros de ella se encuentra una zona peatonal, con edificios no muy altos y con auténtica apariencia de pueblecito. En él también abundan los comercios de toda la vida con bares y restaurantes modernos, sobre todo por la zona de la Plaça Osca. Allí es muy frecuente ver los fines de semana a grupos tomando vermut con patatas chips y salsa espinaler, aceitunas y berberechos. Sants destaca, al igual que Gràcia, por ser una de las zonas donde los movimientos políticos reivindicativos están más presentes, ya sea con librerías, medios de comunicación alternativos o sedes de partidos políticos.

Horta

Flickr: Rob Unreall

Horta se encuentra en el norte de la ciudad. Durante la Guerra Civil, se construyeron en ella algunos búnkers con tal de proteger a la población de los bombardeos. Durante mucho tiempo quedaron olvidados, pero desde hace unos años son muy frecuentados por jóvenes, tanto parejas como grupos, que buscan pasar un buen rato mientras contemplan una de las mejores vistas de Barcelona.

Flickr: Oh-Barcelona.com

Otro sitio a destacar de Horta es el Parc del Laberint, el parque más antiguo que se conserva de la ciudad. Fue construido en el año 1794, aunque se acabó en 1808, por encargo del marqués de Llupià. Consta de un jardín neoclásico del siglo XVIII y uno romántico del siglo XIX, siendo el primero donde se encuentra el famoso laberinto. Actualmente no se permite a más de 700 visitantes a la vez, para preservar el misterio y el entorno.

La próxima vez que visites a Barcelona, si no quieres encontrarte rodeado constantemente de turistas y tener que hacer cola para todo, déjate caer por algunas de estas zonas y siéntete como un auténtico barcelonés.

Ciara Serrano

Soy de Barcelona, aunque actualmente vivo en Berlín y soy parte de GoEuro. Me encanta viajar, aunque si el dinero no lo permite, lo hago a través de los libros. ¿Próximo destino? Croacia o algún otro país del Mediterráneo.