Aunque sea pronunciada como “Madriz” o Madrid (depende de si eres madrileño o no), cuando la conoces por primera vez te engancha y “ese algo que tiene” no te deja marchar sin la intención de volver alguna vez. Elogiada por escritores, músicos y artistas, Madrid aún a día de hoy puede presumir de ser centro de la cultura y la modernidad en España. Un sin fin de actividades de todo tipo hace más fuerte esta afirmación además de contar con una población multicultural que la enriquece como ciudad por los cuatro costados.

Sabemos que si vas a Madrid por primera vez no olvidarás visitar los emblemas de la ciudad como son la Plaza Mayor o la Catedral de la Almudena y, por supuesto, hacerte una foto con la Estatua del Oso y el Madroño en la Puerta del Sol. Si la has visitado más veces es posible que te quede algo por hacer para hacerte sentir como un madrileño más y es por eso por lo que hemos querido crear esta pequeña lista con cosas que hacer en Madrid y donde ir a comer o de tapas par tu próxima visita.

1 – Disfrutar de las vistas de la azotea del Círculo de Bellas Artes

Que mejor forma de que mi esposa se despida de Europa…por ahora! #madrid #granvia #circulodebellasartes #nofilter

Ein von Carlos Ramirez (@caramirezx2) gepostetes Foto am


Si hay un lugar donde poder disfrutar de las mejores vistas de Madrid es, sin duda, la azotea del Círculo de Bellas Artes . Desde esta terraza situada en pleno centro de Madrid podrás distinguir los rascacielos del Paseo de la Castellana o los puntos más emblemáticos de la ciudad como el Palacio de Cibeles o la Gran Vía madrileña. Por 4€ se puede acceder al ascensor que te llevará a contemplar estas maravillosas vistas de la ciudad. Aunque suele haber bastante gente (sobre todo en verano), siempre podrás encontrar un lugar donde poder tomar unas buenas instantáneas del skyline de Madrid.

Chill-out en…

Tartan Roof.- Para rematar unas bellísimas vistas de Madrid con un poco de bebida y comida, Tartan Roof se encarga de ello. Sentado en una de las camas sobre césped artificial o bien en una de sus sillas altas, podrás tomar cócteles o comer algún plato hecho a cargo del cocinero Javier Muñoz-Calero. Es posible reservar mesa para comer o cenar y de esta manera no se paga la entrada de acceso a la azotea del Círculo.

2 – Domingo por la tarde en La Latina

 

Aunque los domingos tienen fama de ser aburridos y tranquilos, toda idea puede ser cambiada cuando se trata de Madrid. Son muchos los que dicen que un domingo por la tarde en La Latina es mucho más divertido que un sábado por la noche por la capital. La gran oferta de bares para tomar cañas y tapear en la La Latina es tan amplia que la tarde se puede convertir en noche de una manera altamente “peligrosa” para quienes tengan que empezar la semana trabajando. Sus peatonales plazas centrales, la Plaza de la Cebada y la Plaza de la Paja acaparan un gran número de grupos de personas que buscan desconectar y divertirse antes de empezar la semana de nuevo. Asignado como uno de los barrios más castizos de Madrid, es aquí donde se monta cada domingo por la mañana el Rastro de Madrid. Este mercadillo cuyo origen se remonta al siglo XVIII tiene fama por ser uno de los más grandes y curiosos de toda Europa, por lo que es algo imprescindible que ver en Madrid.

Los domingos al sol en…

La Musa Latina.- En plena Plaza de la Paja se encuentra La Musa Latina, un bar que tiene la suerte de contar con una maravillosa terraza para los días de verano y un amplio salón con una decoración que combina el carácter industrial y el tradicional. Una amplia variedad de tapas y bebidas pueden ser un buen comienzo de tu domingo por La Latina. ¿Las especialidades de la casa? La Bomba (patata rellena con carne), empanadillas japonesas y jabalí glaseado.

3 – Tapear por los mejores mercados de Madrid

Hoy tenemos antojo de #pulpo y #mejillones del Mercado de San Miguel. ¿Quién se apunta?

Ein von Mercado de San Miguel (@mercadosanmiguel) gepostetes Foto am

De una de las cosas que Madrid también puede presumir es de sus mercados típicos de comida donde poder comprar productos de la mejor calidad en los puestos de siempre así como tomarte una tapita con su caña o chato. Entre los más famosos de la ciudad están, por ejemplo, el Mercado de San Miguel y el Mercado de San Antón.
El aspecto moderno mezclado con lo tradicional y cuidado del Mercado de San Miguel es el resultado de una larga remodelación finalizada en el 2009. El nuevo mercado se caracteriza por la especialización de cada uno de sus puestos (carne, pescado, etc) y, además, por sus atractivos puestos de tapas y bebidas y su programa de actividades gastronómicas.

El Mercado de San Antón quizá no es tan “gourmet” como el de San Miguel pero también ofrece una amplia variedad de puestos, tanto en el propio mercado como en la zona de tapeo. Lo más interesante de este mercado es que en la azotea está “La cocina de San Antón”, donde tienes la oportunidad de que te cocinen lo que hayas comprado abajo.

Audio-cata de vinos en…

The Sherry Corner.- Si quieres aventurarte a probar una amplia variedad de vinos españoles y portugueses visita The Sherry Corner. Ofrecen una actividad muy original para quienes estén interesados en conocer más sobre el vino de Jerez: una audio-cata. Con unos auriculares podrás escuchar la historia y método de elaboración de 6 vinos que incluye la cata acompañados de 6 tapas marinadas a elegir. Sin presión: no hay prisa así que podrás disfrutar del sherry y tapa con todo la tranquilidad del mundo mientras paseas por el Mercado de San Miguel.

4 – Respirar de los pulmones de la ciudad: El Retiro

 

Fins de tarde combinam com saudosismo #tb #saudade #fimdetarde #sunset #elretiro #parqueelretiro #madrid #spain

Ein von Leonardo Luna (@leo__luna) gepostetes Foto am


Con 118 hectáreas, el Parque del Retiro es el verdadero pulmón de la ciudad, un lugar donde evadirse y disfrutar de la naturaleza en pleno centro de la ciudad. Su origen se remonta al siglo XVII bajo el reinado de Felipe IV y hoy en día supone el lugar de recreo preferido por los madrileños. Son muchas las actividades que ofrece el parque: desde pasar un domingo de picnic hasta dar un paseo en barca por su lago o descubrir los numerosos rincones que esconde el parque, un lugar ideal para momentos de ocio en Madrid. Para los más deportistas, El Retiro también se presenta como un lugar ideal para hacer un poco de running.

Un bocadillo de calamares en…

El Brillante.- Ir a Madrid y no comer un bocadillo de calamares es como ir a París y no ver la Torre Eiffel. “ El Brillante: el mejor bocadillo de calamares de Madrid” se puede leer en un cartel colocado en la pared. Especializado desde 1961 que abrió sus puertas, El Brillante, junto a la Estación de Atocha, posiblemente sea el local más popular y mítico donde poder comerse uno. Y desde luego que la decoración no es por lo más llama la atención: parece no haber pasado el tiempo por el local; es un bar “de los de toda la vida”, aspecto que también le da ese toque especial.

5 – Pasear por el Barrio de Las Letras

Un paseo obligatorio por las calles de Madrid es el Barrio de Las Letras. Esconde por unas horas el mapa y déjate llevar por la magia que envuelve al barrio; siéntete como un personaje de una novela del Siglo de Oro y piérdete por sus calles. Siempre hay una placa nueva que descubrir y en la que conocer qué ilustre escritor vivió en esa casa que ahora paseas por delante de ella. Tres grandes museos se encuentran en el barrio y ya damos por hecho que no te los vas a perder: el Museo del Prado, el Museo Reina Sofía y el Museo Thyssen-Bornemisza. Pero no todos son vestigios del pasado: el Barrio de las Letras está lleno de vida moderna con los numerosos negocios de último diseño, terrazas al sol y peculiares bares y restaurantes donde hacer un break.

Hora del Vermut en…

La Piola.- Un lugar perfecto para hacer un alto en el camino es La Piola. Acompañado de una buena selección de música y pequeñas exposiciones de pintura o fotografía se puede tomar desde un buen desayuno tardío y picar durante todo el día algo de comer acompañado de un buen vermouth o cóctel. El decorado vintage con muebles de aspecto retro y un toque chic crean una atmósfera perfecta también para coger un libro y ponerte a leer mientras tomas un café.

6 – Visitar el complejo cultural de Matadero

Una acertada intervención (y un mejor uso) para el #Matadero de #Madrid #arte #arquitectura

Ein von Ricardo Ramirez Gisbert (@arquiviajero) gepostetes Foto am

El Madrid más moderno se encuentra en centros culturales tan especiales como éste. Abierto al público desde el 2007, Matadero es un centro creativo interdesciplinar que aboga por la producción, difusión y la formación en el ámbito de la cultura. En su origen, como su propio nombre indica, fue el Matadero Municipal de Legazpi hasta 1996 cuando terminó su actividad como tal. Hoy en día supone un gran complejo cultural remodelado destinados para diferentes fines culturales pero conservando su fachada y estructura original. Compuesto por naves diáfanas al interior y acristalado hacen una combinación perfecta entre lo nuevo y lo que queda de su anterior función.

Un rato de charla en…

La Cantina.- La Cantina es un restaurante – cafetería junto a la Cineteca, un lugar ideal donde sentarse y comentar la película o exposición vista antes. El espacio pertenece a la reformada antigua caldera del propio Matadero siguiendo una línea varguandistas sin olvidar el alma industrial del pasado e incluso cuenta con una amplia terraza ideal para los días más calurosos del año. El menú está basado platos caseros hechos con ingredientes ecológicos y saludables apto para todos los gustos.

7 – Ir de compras por Fuencarral y alrededores

¡Fuencarral! #madrid #callefuencarral #fuencarral #malasaña #tribunal #granvia #tiendas #tienda #compras #shopping #gente

Ein von Vida de Madrid (@vidademadrid) gepostetes Foto am

Es casi imposible no pasear alrededor de la Gran Vía sin hacer una parada por la Calle Fuencarral y sus alrededores. Para quienes busquen hacer en Madrid un poco de shopping y las tiendas de la Calle Serrano se les salga de presupuesto, esta zona ofrece numerosas tiendas con las últimas tendencias en moda a precios más asequibles. Actualmente es una calle semipeatonal y ¡por suerte!. La calle se abarrota de gente procedente de todo el mundo (sobre todo los fines de semana) con ganas de comprar o simplemente mirar los escaparates llamativos muchas veces de los negocios. No te limites a ella, explora y descubre las calles de alrededor, donde también puedes encontrar pequeñas tiendas de jovenes diseñadores así como tiendas de segunda mano donde poder comprar algún que otro trapito.

Bicis y café en…

La Bicicleta.- Tomar café y poder hacer pequeñas reparaciones a tu bici es algo que se puede hacer en ciudades como Nueva York o Berlín y ahora también en Madrid. La Bicicleta nace de la pasión de sus dueños por el mundo sobre pedal y ha sido el primer local en traer el concepto de “cycling cafe & workplace” a España. Situado en pleno barrio de Malasaña, además de ser un punto de reunión para interesados en ciclismo, La Bicicleta está equipado con enchufes y cargadores para servir incluso como espacio de trabajo. El menú es variado, bajo en grasas y con ingredientes naturales acompañado, por supuesto, de café de primera categoría.

8 – Subir al Faro de Moncloa

Si las vistas del Círculo de Bellas Artes te supieron a poco, otra perspectiva increíble de la ciudad también las puedes encontrar en el Faro de Moncloa. En 1992 se construyó esta torre de iluminación de 110 metros de altura para conmemorar a Madrid como Capital Europea de la Cultura. A pesar de que ya lleva más de una década en pie, otra ha sido la que ha necesitado para cumplir la normativa de seguridad vigente. Desde finales del pasado mes de Abril el Faro de Moncloa está abierto al público de nuevo para disfrutar de las vistas del Parque del Oeste, la Catedral de la Almudena o el Palacio Real. La entrada para acceder a lo más alto es de 3€ pero también hay descuentos disponibles para niños o desempleados.

Un cóctel gigante en…

El Chapandaz.- Se trata de un bar abierto desde 1972 muy popular de la zona y famoso por sus cócteles. El cóctel que ha hecho famoso a este lugar es “Leche de Pantera” hecho con leche, canela, ginebra, ron y menta. ¿El dato curioso? La leche sale de una de las estalactitas del techo que decoran El Chapandaz a modo de cueva. Además, los combinados están servidos en vasos gigantes, ya que cada cada bebida oscila entre 1 y 6 litros.

9 – Atardecer en el Templo de Debod


Para terminar un largo día de turismo por la capital española o simplemente disfrutar de un atardecer tranquilo tienes que visitar el Templo de Debod. Muy cerca de la Plaza de España, en el Parque de la Montaña, se encuentra este templo traído piedra a piedra desde Egipto como regalo a España por ayudar a proteger los templos de Nubia en peligro de conservación tras la creación de la presa de Asuán. Desde 1972 todo el mundo tiene acceso a él de manera completamente gratuita, pues se encuentra en la misma plaza al aire libre. Cada día, sobre todo cuando mejor tiempo hace, muchas son las personas que deciden ver el hermoso atardecer de Madrid que esta parte de la ciudad ofrece. El Palacio Real, la Almudena y la sierra son el escenario de fondo que completa un final de día perfecto en Madrid.

Cocido madrileño en…

La Bola Taberna.- Si quieres degustar de la mejor cocina tradicional madrileña La Bola Taberna es uno de los restaurantes imprescindibles. Ofreciendo servicio desde 1870, este negocio familiar va por la cuarta generación manteniendo la calidad y cuidado por ofrecer lo mejor de las recetas tradicionales. El plato por el que La Bola ha sido elogiada desde el principio de su historia es el cocido, hecho aún hoy día de modo tradicional en puchero de barro individual y a fuego lento sobre carbón de encina y plato que atrae a la mayoría de sus comensales tanto para comidas como para cenas. Además de cocido, su carta cuenta con carnes, pescados y amplia oferta de postres sin olvidar a las personas con intolerancias como al gluten.

 

Laura Montero

Soy una salmantina enamorada de Berlín donde vivo desde hace varios años ya. Me encanta perderme en los rincones de los lugares que visito, en las páginas de los libros que leo o en las imágenes de las películas que veo.