Los tradicionales mercados de abastos se reinventan cada vez más y empiezan a añadir a sus clásicos puestos de verduras, fruta, pescado y carne, puestos de comida con una amplia variedad de platos y con sabores de todos los rincones del mundo.

En Europa esta moda está cada vez más presente en sus ciudades, y alguno de estos mercados se han convertido en fuertes atractivos turísticos para la mayoría de los visitantes. Aquí te dejamos una lista de 5 de esos mercados de comida a lo largo de nuestro continente.

Borough Market, Londres

Borough Market, Kyle Taylor

Al lado de la estación de metro de “London Bridge”, en el sur de la ribera del río Támesis, se construyó allá en la época romana el mercado más antiguo de comida de Londres, el Borough Market. Los agricultores del sur de Inglaterra, al encontrarse en dificultades por el control del comercio por parte de las autoridades, decidieron vender su productos en este mercado, aunque con los años éste perdió interés y lo acabaron cerrando. Sería en los años 90 cuando un grupo de emprendedores decidió tomarlo para abrirlo al público de nuevo ofreciendo una amplia gama de productos de calidad. Hoy en día se ha convertido en uno de los mercados de comida más populares de Londres, en el cual los amantes de la gastronomía se dirigen para saciar su apetito con la fruta, verdura, carne, pescado, vinos, embutidos, quesos, tartas o platos cocinados que allí se venden.

Markthalle Neun, Berlín

Markthalle IX, Marta Dominguez

En el año 1891 se inauguró en el barrio de Kreuzberg de Berlín el mercado de comida conocido como Markthalle IX. Estuvo en funcionamiento hasta la caída del Muro cuando acabó cerrando. Tras varios intentos, la reapertura no se llevó a cabo hasta 120 años después de su primera inauguración, en el año 2011, cuando Florian Niedermeier, Bern Maier y el activista Nikolaus Driessen cumplieron su sueño de crear un mercado en Berlín donde vender comida regional. A día de hoy Markthalle IX abre los jueves, viernes y sábados, siendo el jueves el día más concurrido con puestos de comida donde degustar desde platos alemanes, italianos, mexicanos, carnes asadas, pescados, quesos, comida vegetariana, asiática o española hasta las más deliciosas tartas y cerveza casera. Además, los viernes y sábados se llenan de vendedores que ofrecen los mejores productos regionales como fruta, verdura, aceites, mermeladas, quesos o carnes, entre muchos otros. En definitiva en él podrás probar el sabor de cualquier rincón del mundo.

Mercado de San Miguel, Madrid

Madrid, Herry Lawford

Muy cerca de la famosa Plaza Mayor, en la Plaza de San Miguel, el arquitecto Alfonso Dubé y Díez concluyó en 1916 la construcción del único mercado de hierro que se mantiene en la actualidad, el Mercado de San Miguel. En él, 33 puestos de comida recorren sus calles ofreciendo las mejores ofertas alimenticias, desde los productos nacionales como jamón serrano, quesos y vinos de la tierra entre otras cosas a los más internacionales, incluyendo además los sitios para tapear. Así, el Mercado de San Miguel, considerado además Bien de Interés Cultural, se convierte en el lugar perfecto tanto para realizar la compra diaria como para degustar cualquiera de sus especialidades.

Mercado Central, Budapest

Mercado Central de Budapest, Dd-ang2s

El río Danubio era el encargado de separar Budapest en dos ciudades. Sobre él, se alzó el Puente de las Cadenas lo que supondría la unión de las antiguas Buda, en el oeste, y Pest en el este. Es precisamente en el este de la ciudad, en la antigua Pest, donde se encuentra el Mercado Central de Budapest o Gran Salón del Mercado, construído el año 1897 por el arquitecto Samu Pecz, convirtiéndose en el mercado más grande de la ciudad de los cinco que se abrieron a finales del XIX. Al comienzo de su apertura, muchos fueron los escépticos que no creyeron en las posibilidades de este mercado, ya que las estrictas medidas de higiene y de refrigeración que se tomaron para evitar el contagio de las enfermedades de la época encarecieron mucho los productos que se ofrecían. El segundo obstáculo con el que se encontró fue que durante la Segunda Guerra Mundial el edificio sufrió muchos daños lo que provocó su cierre en 1991. Por suerte el antiguo mercado abrió sus puertas de nuevo al público tres años más tarde en 1994. Actualmente es uno de los mercados más importantes y visitados de Hungría y está dividido en varias plantas. En la primera planta puedes encontrar toda clase de souvenirs además de disfrutar del sabor típico de la comida húngara y en la planta baja se venden entre otros productos gastronómicos los vinos, patés, los distintos tipos de salami húngaros o las ristras de paprika, la especie más famosa de Hungría.

Mercado de Torvehallerne, Copenhague

Torvehallerne, emily.laurel504

Junto a la estación Nørreport se encuentra el mercado cubierto de Torvehallerne en Copenhague. Dos salones de cristal y acero junto con 80 puestos de comida son los que forman el famoso mercado de comida de la capital danesa. En él puedes encontrar todo tipo de alimentos, desde los típicos platos daneses de pescado disponibles en el “Fiskerikajen” (mercado de pescado), carne, cerveza, comida orgánica, los “smørrebrød” y sándwiches, y hasta una amplia selección de tés, chocolates y cafés. Así que, si estás por la ciudad no dudes en hacer disfrutar a tu paladar con cualquiera de estas especialidades danesas.