Para muchos este curso que empieza lo van a recordar durante toda su vida ya que este año se van de Erasmus. Para poner las cosas más fáciles hemos propuesto 10 destinos para el año que viene, un infográfico para sobrevivir la primera semana, además de dos guías para saber todo lo necesario en nuestros dos destinos favoritos, Italia y Francia. Pero hemos querido ir más allá y contactar con auténticos expertos. Con gente que ha sobrevivido un Erasmus y con asociaciones que ayudan a los estudiantes que llegan a nuestro país (uno de los más demandados, ¿por qué será?). Ellos y ellas nos han contado que cosas les hubiese gustado saber antes de irse de Erasmus, y las hemos recolectado para ti.

Universidad | Alojamiento | Idioma | Transporte | Conocer a gente | Salir de fiesta | Viajar | Vida cotidiana | Comida | Vuelta a casa

La universidad. O de cómo dependiendo del destino te tocará pringar más o menos

1. “No pienses que te van a regalar el curso, normalmente no es así. Al menos en Bélgica donde estuve yo había que estudiar, no demasiado, pero un mínimo sí. Además, si no apruebas un % de créditos has de devolver la beca, por lo que no hay que confiarse.”

Xipo, Bruselas, Bélgica

2. En Bruselas hay que estudiar un montón e ir a clase todos los días… ¡Mejor coge otro destino!

David, Bruselas, Bélgica

3. “Mira desde tu universidad de origen las opciones de asignaturas que te ofrecerán. Una vez allá, y con el problema del idioma, es muy probable que no te quede tan claro. Desde aquí te ayudará tu tutor. Si necesitas hacer un número determinado de créditos intenta aclararlo desde España con tu tutor, que luego los números de créditos siempre bailan.”

Patricia Jiménez, Stuttgart, Alemania

4. “Conocer mejor el Learning agreement (acuerdo de aprendizaje, donde se especifican las asignaturas que se van a estudiar durante el curso). En mi caso, como en la mayoría de los casos, no encontraba las asignaturas que se ofrecían en la universidad y nadie en mi universidad sabía qué decirme. Finalmente lo encontré, rellené el documento y cuando llegué no me sirvió de nada haber estado contando créditos y seleccionando las que más me gustaban, porque habían renovado muchas de ellas. En conclusión, no os desespereis, porque siempre se pueden cambiar hasta cierta fecha (según universidades de procedencia).”

Rebeca Vicedo, Varsovia, Polonia

5. “Es cierto que los estudios son más fáciles. Por lo que yo he visto, los exámenes no varían en absoluto con lo hecho en clase, pero hay mucho más trabajo contínuo.”

Santiago Hernández, Joensuu, Finlandia

6. “Estando de Erasmus, en algunas ocasiones puedes elegir asignaturas de otras facultades, por lo que es una gran oportunidad para experimentar y quizá descubrir que también te interesan otras profesiones. Pero cuando tienes una asignatura que no se corresponde con ninguna de las ofrecidas por la Unviersidad de destino, no te convalidan los créditos, por lo que los pierdes y debes alargar un poco la carrera para cursar aquellos que no pudiste en el Erasmus. Me enteré a mitad de curso, y en algunos casos, excepcionalmente, te asignaban un profesor (o lo buscabas tú) para que te recomendara una serie de lecturas sobre el tema de la asignatura y posteriormente examinarte en base a esas lecturas, para evitar problemas de convalidaciones.”

Juliana Caicedo, Lovaina, Bélgica

Encontrar casa. O de cómo tu fantasía de vivir como en “Friends” puede costar mucho más de lo que creías

7. “Compartir piso no es siempre fácil. Cuando fantaseas con tu Erasmus te imaginas viviendo tipo “Friends” pero no siempre es así. Recuerda ser tolerante y resolver los malos rollos cuanto antes.”

Lucía, Todo Erasmus

8. “Lo que más les preocupa a los Erasmus que llegan es el tema del alojamiento, cómo buscarlo, que barrio es bueno o malo para vivir o donde poder estar los primeros días mientras encuentran alojamiento.”

ESN Málaga

9. “Hay opiniones muy variopintas, muchos lo eligen en función de si está cerca o no de la universidad y si al mismo tiempo es una zona que es céntrica y tenga todos los servicios cerca (supermercados, farmacias, tiendas, etc…). Por otra parte, muchos recomiendan residencia porque facilita la integración y puedes encontrarte personas de muchísimas culturas y no sentirte solo cuando te da el momento de bajón por estar lejos de la familia. Hay países como Holanda donde es muy difícil encontrar piso, por lo que todos recomiendan que se gestione antes de ir allí. Sale más barato una residencia que un piso, pero también alquilar un piso entre varios Erasmus tiene sus ventajas.”

Lidia Vega

10. “Muchas veces no saben donde buscar alojamiento. Ya no me refiero a plataformas online, sino a qué zonas de Valencia les podemos recomendar, como pueda ser la zona de Blasco Ibáñez o el centro de la ciudad en función del lugar donde estudien.”

Ignacio Martínez, presidente de ESN Valencia UPV

11. “Infórmate sobre el alojamiento que ofrece la universidad de destino. Casi siempre lo hace, y si no preguntas no te enterarás. Si lo vas a solicitar, intenta enterarte de las diferentes opciones, con un poco de investigación y alguna solicitud, por pocos euros más estarás en una mejor residencia y rodeado de más gente local.”

Patricia Jiménez, Stuttgart, Alemania

12. “Lo más cómodo y fiable para encontrar una cama en condiciones es preguntar en tu propia uni o a alguien que ya haya estado en tu destino Erasmus. Si preguntas en Relaciones Internacionales de tu facultad o Universidad, pueden ponerte en contacto con estudiantes de otros años que os recomendarán esta residencia o la otra casa. También es fácil encontrar alojamiento a través de la web de la Universidad a la que vais a estudiar. En mi caso, en Swansea fui a vivir a una casa a cinco minutos de la universidad. Compartía casa con dos españolas, un húngaro y una alemana. Las ventajas de una casa son el espacio, la comodidad de las zonas comunes, y no molestas a nadie, por lo que puedes hacer fiestas, quedar con amigos. Yo me quedo con una casa antes que con la habitación de cualquier residencia.”

Jose Alberto Arias, Swansea, Reino Unido

13. “En la distancia resulta muy dificil encontrar alojamiento. Si hubiera podido conocer toda la oferta de residencias, estando Lovaina llena de ellas, habría hecho una mejor elección en el tema pero la verdad es que encontrar este tipo de información no es fácil, las páginas webs no incluyen las residencias.”

Juliana Caicedo, Lovaina, Bélgica

14. “Convivir con amigos es muy divertido, pero hay que saber organizarse. Es necesario que desde el principio se haga un bote para comprar las cosas en común y que alguien no se gaste más que otro.”

Cristina Collado, Bruselas, Bélgica

15. “Preguntan y mucho por las facturas y tambien por la calefacción. No existe en Huelva piso alguno con la calefacción típica de otros países europeos, y se sorprenden (y se quejan) de que en España en invierno, dentro de sus pisos alquilados, pasan más frío que en sus hogares familiares.”

 Gabriel Company, ESN Huelva

Do you speak English? O de cómo la mímica se convierte en un idioma en sí misma y el alcohol aumenta tu fluidez lingüística

16. “Cuando llegas te arrepientes de no haberle dado aún más caña al idioma. No te preocupes, ¡la mímica es tu aliada!”

Lucía, Todo Erasmus

17. “El idioma no es un problema, aunque no lo hables bien no vas a tener ningún problema para poder vivir, estudiar o incluso salir de fiesta. La gente es muy maja y es alucinante cómo tu cerebro es capaz de apañarse para lograr tu objetivo.”

Xipo, Bruselas, Bélgica

18. “No dejes de hablar con la gente por no manejar bien el idioma. Al principio es normal, piensa que uno de los objetivos del intercambio es mejorar el inglés/francés/alemán, así que en algún momento hay que empezar. Eso sí, con alguna copa de más, no tendrás problema y creerás que te has vuelto bilingüe.”

Inés Pérez del Molino, Varsovia, Polonia

19. “Me gustaría haber sabido algo de checo, que aunque realicé un curso allí, aprendes lo básico y nada más. Pero con el inglés iba de sobra. Aunque no sea de un nivel alto, no pasa nada, lo importante es soltarse y empezar a hablar, todo el mundo comete fallos.”

Jaime Sánchez, Praga, República Checa

20. “Los Erasmus que llegan muchas veces están interesados en buscar medios para aprender nuestro idioma como pueden ser academias o incluso lugares donde se reúna gente para hacer intercambio lingüístico o, lo que llamamos nosotros y la gente del mundillo Erasmus, los “Tandem”.”

 Ignacio Martínez, presidente de ESN Valencia UPV

21. “Intenta llegar con unas nociones del idioma e intenta aprenderlo. Aunque sea un país donde todo el mundo hable inglés, siempre encontrarás lugares donde no lo hablan, además recibirás una mayor sonrisa de vuelta y un mejor trato.”

Patricia Jiménez, Stuttgart, Alemania

22. “En general, en Polonia la gente joven sabe inglés como mínimo. Pero no es su segunda lengua o algo parecido. No se puede ir con la idea de que todo el mundo sabe hablarlo. Lo mejor es hacerse con una guía de conversación para turistas o de viaje en polaco, ya que son bastante completas.”

Rebeca Vicedo, Varsovia, Polonia

El transporte. O de cómo dependiendo de tu destino más te vale cogerte una bicicleta que confiar en el sistema de transporte público

23. “Los autobuses urbanos en Italia, nunca sabes cuando van a pasar, ponga lo ponga en el papel de la parada con los supuestos horarios. Los tickets se compran en los kioscos o bares cercanos a la parada, aunque también puedes comprárselo al autobusero, que se va a sentir molesto, especialmente en grandes ciudades donde los autobuses van tres veces más llenos de su ocupación máxima permitida. Después se pasa el ticket por una pequeña máquina que posee el autobús, donde marca fecha y hora, por ello en muchas ocasiones, no se pica el ticket y así te dura para una próxima vez. Pero ojo, los revisores existen y la multa es de 100 euros, por lo que el que se arriesgue que sea consciente de que pueden subir en cualquier momento.”

Elvira Rodríguez, Viterbo, Italia

24. “Cuanto antes compres los vuelos, más baratos serán y antes asimilarás la fecha del comienzo de tu aventura. No retrases lo inevitable porque ¡a veces te puede salir muy caro! Y, créeme, nunca serás tan ahorrador como en tu Erasmus.”

Álvaro Jiménez, Zwickau, Alemania

25. “¡Es imposible moverse en autobús o metro por la ciudad recién llegado y con 2 maletas de tamaño industrial!”

Lucía, Todo Erasmus

26. “Lo que siempre preguntan antes de venir es el transporte en la ciudad, cómo funciona el bus, si pueden usar bicicleta y si pueden, donde poder comprarla y que sea barata. También cómo llegar al centro desde el aeropuerto.”

ESN Málaga

27. “Para el caso concreto de Flandes, o ciudades donde es típico ir en bici, nadie me advirtió de lo peligroso que es ir en bici cuando llueve o si circulas entre vias del tramvia. ¿Resultado? La primera tarde en bici me caí al quedarse la rueda entre las vias de un tramvía. Empezando bien…”

Oriol Salvador, Flandes, Bélgica

28. “Algunos de mis amigos no alquilaron una bicileta como medio de transporte porque no tenían experiencia y temían “accidentarse” pero resulta que más adelante nos enteramos que existía una escuela para aprender a ir en bicileta, reconocer las señales y saber circular.”

Juliana Caicedo, Lovaina, Bélgica

29. “Lleva una libreta con datos importantes. Lo digo por experiencia. Si debes coger un tren desde el aeropuerto a tu ciudad de destino, no hay nada más útil que tener a mano cuánto te va a costar el billete, a qué horas hay salidas de tu tren, cuántos trasbordos debes hacer y en qué paradas, qué debes decir para comprar el billete (en caso de que no domines el idioma), etc. Te ahorrará mucho tiempo y más de un malentendido.”

Álvaro Jiménez, Zwickau, Alemania

Hacer amigos. O de cómo la gente que conozcas durante el Erasmus serán tu familia y vuestra amistad perdurará en los años

30. “Las relaciones se dejan en casa, o al final será peor: ninguna de las relaciones que se llevaban de casa superó los dos meses. Tanta gente nueva y tantas cosas nuevas hacen que lo viejo se quede atrás rápidamente. Conocerás a varios de los mejores amigos de tu vida. Sin más. Ya lo verás.”

Santiago Hernández, Joensuu, Finlandia

31. “Aprovecha para hacer amigos de todas las partes del mundo. Son muchas las quedadas y fiestas que se hacen para conocer gente interesante de distintos países. Y lo mejor, que son amigos que durarán en el tiempo gracias a la experiencia vivida en el Erasmus.”

Xipo, Bruselas, Bélgica

32. “Prepárate para conocer a gente de todos los países, y probablemente tener que hablar más inglés que el idioma del país. Yo nunca me imaginé acabar con una mejor amiga finlandesa y un chico alemán.”

Tessie Messie, Barcelona, España

33. “No siempre es buena idea irse de Erasmus con amigos. La esencia del Erasmus ha sido, es y será, conocer gente nueva de todas partes del mundo. Si bien en tu ciudad de origen mantenías una relación extraordinaria de lealtad incondicional con algunos de tus amigos, no te engañes pensando que en tu Erasmus mantendréis esa misma amistad. Y es que, a veces, el roce NO hace el cariño.”

Álvaro Jiménez, Zwickau, Alemania

34. “En Italia, cuando te presentan a alguien por primera vez, independientemente de que sea chico o chica, debes darle la mano, pues los dos besos es algo más íntimo y suelen mirarte con cara desconcertada. Y cuando decidas darle dos besos, en España los damos de izquierda a derecha, y en Italia es al revés. Por ello hay que tenerlo en cuenta si no quieres ir dándote besos en los labios con desconocidos/as.”

Elvira Rodríguez, Viterbo, Italia

Salir de fiesta. O de cuándo por fin entiendes el significado de Orgasmus

35. “No dormirás más de 6 horas, con suerte, y no necesariamente por estudiar. Entre tantas fiestas, eventos, conciertos, cenas Erasmus y, claro, exámenes, será difícil que logres dormir más de 6 horas. Y con mayor razón si vas de fiesta entre semana, en ese caso agradece mantenerte despierto en clase, aún con ropa de fiesta. Mención aparte si te consigues un novio/novia Erasmus.”

Tessie Messie, Barcelona, España

36. “En Noruega, hubiera sido mejor conocer el precio de las cervezas antes de llegar…”

Nico, Noruega

37. “Que habría más fiestas que estudiar, y que debería haberme preparado para ello.”

DJ Yabis

38. “No digas que no a nada (o casi nada). No dejes de hacer cosas por pereza. Los planes más insignificantes, las fiestas que empiezan con un “vamos a tomar algo” y los viajes improvisados son las cosas que más extrañarás de tu Erasmus y si las rechazas, con el tiempo te arrepentirás.”

Álvaro Jiménez, Zwickau

Descubrir tu alrededor. O de cómo no te quedas estancado en el punto anterior (no recomendado)

39. “Vive a tope ese año. No te quedes en casa, descubre la ciudad, conoce gente, vete de viaje, diviértete… No dejes para mañana nada que puedas hacer hoy.”

Xipo, Bruselas, Bélgica

40. “Échale un ojo a Google Maps y empieza a mirar destinos en compañías low cost. Lo ideal es que elijas un país barato y bien situado en Europa para hacer tu Erasmus.”

Inés Pérez del Molino, Varsovia, Polonia

41. “Debido a la situación céntrica de la República Checa he viajado a bastante países de Europa, como Polonia, Austria, Alemania o Suecia.”

Jaime Sánchez, Praga, República Checa

42. “A lo futuros Erasmus les diría que arriesgasen, que probaran cosas nuevas y no se centrasen en los estereotipos que muchas veces se tienen del Erasmus (fiesta, alcohol y sexo), si no que aprendieran todo lo que pudieran sobre la lengua, cultura, gentes y ciudades de su destino.”

Juan Antonio Lorca, Roehampton, Reino Unido

43. “El sistema de tren de Italia va disminuyendo su calidad según vas bajando al final de la bota, en cuanto a horarios, puntualidad, y el estado de los propios vagones. Yo estuve de Erasmus en Viterbo, a una hora de Roma, que en tren eran prácticamente tres. Yo utilizaba bastante el tren, especialmente cuando decidíamos hacer otros viajes o volver a España. En un principio piensas que será como aquí, pero en absoluto, hay tantas cancelaciones y retrasos como trenes, por lo que al menos debes salir con dos horas de antelación. También es común quedarse con el tren a oscuras en medio del trayecto del tren. ¿Ventajas de su sistema? Si compras los billetes por Internet accedes a un sistema de puntos en los que puedes conseguir bastantes descuentos.”

Elvira Rodríguez, Viterbo, Italia

44. “Yo les aconsejaría que además de elegir una buena Universidad, por supuesto, se fijaran también en la ubicación del país porque si una cosa hacen los Erasmus es viajar y si escogen un país bastante “céntrico” podrán conocer multitud de ciudades a bajo coste ya que el precio del transporte se reduce drásticamente. Éste es el caso de Bélgica, que puedes desplazarte por tan solo 25 € a Londres, París, Ámsterdam, Berlín.. ¡una gozada! En cuanto al desplazamiento la clave es “Megabus” (buen servicio y muy barato).”

Juliana Caicedo, Lovaina, Bélgica

El día a día. O de cómo el simple hecho de sacar el dinero del cajero puede ser una completa odisea

45. “¡Cómo se abre una cuenta en un banco extranjero! Siempre tendrás la sensación de que deberías haber leído más sobre el tema…”

Lucía, Todo Erasmus

46. “Cualquier pequeña acción diaria, sacar dinero del banco, hacer la compra, o lavar la ropa, parecerá una aventura. Recuerdo salir casi llorando del banco por no poder hacer una transferencia para pagar el alquiler.”

Patricia Jiménez, Stuttgart, Alemania

47. “Lleva dinero en efectivo suficiente. Y si es de sobra, mejor. No hay peor sensación que llevar una semana en tu “nuevo hogar” y ver cómo se va agotando tu capital y que tu nueva tarjeta de crédito/débito, que debería haber llegado hace días, no aparece. Todo un drama.”

Álvaro Jiménez, Zwickau, Alemania

48. “Olvídate de llegar hambriento y tener la comida preparada en tu casa. O de que te laven la ropa y mágicamente aparezca en tu armario lavada y planchada. O que tu casa siempre esté limpia cuando llegas. Si tienes hambre, tú mismo tienes que inventarte platillos con lo poco (o nada) que tengas en la despensa. Tú mismo tienes que lavar tu ropa antes de que te quedes sin nada y la montaña de ropa sucia crezca más.”

Tessie Messie, Barcelona, España

49. “En general, Polonia tiene un nivel de vida un poco menos caro que el de España. Sobre todo se aprecia en los artículos de primera necesidad (se incluye también el ir de restaurantes). El alquiler de pisos es más accesible y también el transporte. En general, las capitales son más caras que el resto de ciudades, y también es el caso de Varsovia, pero no nada comparado con el nivel de vida de Madrid o Barcelona.”

Rebeca Vicedo, Varsovia, Polonia

50. “Muchos domingos los establecimientos abren y cierran los lunes, y más de una vez nos hemos visto sin comida por este problema. Hay que adaptarse a los horarios, es importante si quieres vivir una vida plena en otro país, aunque te parezca que comer a la una y cenar a las ocho es pronto. Y sobre todo, tener cuidado y educación porque estás en un país que no conoces, normalmente está ese sentimiento de “en el mío se hace así”, pero hay que adaptarse a sus normas sociales.”

Elvira Rodríguez, Viterbo, Italia

51. “Lo de los supermercados no lo vi un problema, dentro de Europa hay muchos que ya resultan familiares (Lidl, Aldi, Carrefour…) pero si que no me esperaba algo que pasó con las tarjetas de crédito: en Canada, estuve allí un año y lo pagaba todo con Master Card o Visa (de un banco español), pero en Bélgica me encontré con que muchos establecimientos no aceptaban Visa o Master Card, sólo algo que usan allí llamado Banc Contact y que no tuve hasta que abrí una cuenta en un banco belga.”

Oriol Salvador, Flandes, Bélgica

52. “Tener una cuenta de banco con buenas características para usarse en extranjero. Por ejemplo, que no cobren comisión por sacar dinero, que se puedan hacer transferencias o consultas por internet sin problemas y que se disponga de más de una tarjeta (en el caso de robo o pérdida). Hay muchos bancos que no tienen estas facilidades y estando solo en otro país es importante no tener complicaciones económicas.”

Celia Ramajo, Flandes, Bélgica

53. “Evobank: una vez llegué a Bélgica me contaron que con este banco podías sacar dinero sin pagar comisión, si hubiera sabido de ello antes no habría dudado en abrirme una cuenta.”

Juliana Caicedo, Lovaina, Bélgica

54. “¿Cuál es la tarifa más barata de teléfono?”

Cristina Collado, Bruselas, Bélgica

55. “La importancia de la tarjeta sanitaria europea.”

Lucía, Todo Erasmus

56. “Que la policía, en Italia, iba a visitarte (a mi casa fueron dos veces en 10 meses) para ver si realmente vivías donde decías.”

Carla, Italia

57. “Quieres saber aquellas cosas que te harán la vida más fácil y que te ayudaran a adaptarte como un local para realmente poder disfrutar de tu estancia al màximo. ¡Tienes muy claro que no vas como un turista! Hay cosas que quieres continuar haciendo (ir al gym, comprar ciertos productos) porque las costumbres no son tan fáciles de cambiar, investigas para encontrar un poquito de tu casa en ese sitio nuevo.”

ESN Barcelona UPF

58. “Cuando hacía presupuestos para mi estancia Erasmus no pensé que la comida fuera a ser tan cara en Lovaina así que si lo hubiera sabido sin duda alguna habría consultado en páginas webs de supermercados para tener una idea más aproximada de los precios de los alimentos y así tener un presupuesto de mi estancia más ajustado.”

Juliana Caicedo, Lovaina, Bélgica

La comida. O de cómo vas a echar de menos el tomate frito y el colacao y debes descartar la operación bikini

59. “Vas a engordar, es un hecho, no vayas en contra. Te recomiendo que pruebes los platos típicos de cada país que visites que, normalmente, no están hechos para una dieta baja en calorías. Todos los días o la mayoría tendrás cena internacional, o visitarás ciudades donde estarás todo el día en la calle, comiendo cualquier cosa como un típico turista. No te olvides de las fiestas y el alcohol. NO TE PRIVES DE NADA, es un año que tienes que disfrutarlo al máximo. Los encuentros entre amigos siempre consisten en comida y bebida, no te quedes en casa por pensar en el próximo verano. Más te vas a arrepentir de no experimentar todo.”

Inés Pérez del Molino, Varsovia, Polonia

60. “Sabía que la comida polaca iba a ser muy diferente, pero a veces me sorprendí mucho. Recomiendo ir con la mente abierta y probarlo todo, es otra manera de descubrir el país.”

Rebeca Vicedo, Varsovia, Polonia

61. “Fuera de nuestras fronteras es muy difícil encontrar productos tan básicos como el tomate frito (encontrarás mil salsas de tomate triturado, boloñesa, con basil, con orégano… pero NO tomate frito). Tampoco encontré otra cosa basiquísima como puede ser vino blanco de cocina. Sí, el típico cartón de vino de mierda para cocinar… no los había, aunque eso sirvió para que desarrolláramos recetas increíbles (os aseguro que no me creeríais si las describiera). Tampoco encontré latas de atún. Sí, latas de atún para ensalada o para la pasta o un bocadillo con tomate frito. De hecho, cuando quedé con unos amigos Erasmus que estaban en Francia para encontrarnos en Budapest, sólo nos pidieron que les lleváramos atún, jamón y queso. Como caprichito, algo que parece estúpido, es resultón y nos sobra, como las aceitunas rellenas de anchoa para una ensalada tampoco son la mejor opción en un supermercado guiri. Son CARÍSIMAS. Lo mismo os digo: un pack de tres latas del mercadona os aguanta hasta una visita de alguien que os provea de reservas.”

Jose Alberto Arias, Swansea, Reino Unido

62. “A mí me hubiera gustado saber lo importante que es la comida española en el extranjero. Estando de Erasmus todas las semanas alguien te pedirá cocinar una tortilla de patatas, una paella o un gazpacho. Además al principio de curso la universidad y las asociaciones de estudiantes suelen organizar cenas internacionales, donde cada nacionalidad hace algo típico de su país (añado que el plato clave es la paella, quien la hace es el rey).”

Celia Ramajo, Flandes, Bélgica

63. “¡Hay productos que no venden en otros países! La primera compra es algo peculiar, una vez estás fuera es cuando te das cuenta de lo importantes que son en tu vida las marcas y ciertos productos. Tienes que tener la mente abierta (¡y a veces mucha creatividad!). Por ejemplo, si eres de los de Cola-Cao olvídate, en Europa sólo tienes “sucedáneos” poco conseguidos…”

Lucía, Todo Erasmus

Hogar dulce hogar. O de cómo a tu vuelta nadie podrá entender lo que has vivido, ni tú serás el mismo

64. “Por muy bien que te hablen del Erasmus, vivir esa experiencia no se puede explicar con palabras.”

Lucía, Todo Erasmus

65. “Mi casa y mi hogar siguen siendo los mismos, pero yo, definitivamente, no lo soy.”

Claire Hennessy, Konstanz, Alemania

66. “Sé consciente de que es una etapa de la vida, y que igual que empieza, se acabará. La vuelta a casa es dura y posiblemente aparezca la depresión posterasmus que se llama. Tranquilo, no pasa nada, todo se pasa…”

Xipo, Bruselas, Bélgica

67. “En fin, es un año que no cambio por nada el mundo y repetiría sin dudarlo, además de que creo que es una experiencia que se ha de vivir por uno mismo, ¡sin que nadie te la cuente!”

Jaime Sánchez, Praga, República Checa

68. “Me hubiera gustado que alguien me recordara que el Erasmus acaba en algún momento. Llega un momento en que estás allí tan adapatado y a gusto que no te das cuenta de que es un paréntesis en tu vida y que luego vas a volver a la rutina.”

Juan Antonio Lorca Antón, Roehampton, Reino Unido

69. “Te guste o no, el Erasmus se acaba. Parece tan obvio y a la vez tan lejano, que no aprecias que cada día como deberías. Disfruta de cada momento, de cada conversación, de cada cerveza con amigos, de cada nueva amistad… Porque cuando te quieras dar cuenta, te encontrarás en una estación de tren llorando desconsoladamente mientras te despides de la que, durante un año, ha sido tu familia Erasmus.”

Álvaro Jiménez, Zwickau, Alemania

70. “Les diría a los futuros ERASMUS que disfruten, que no pierdan ni un segundo en casa, que salgan y conozcan mundo, que se mezclen con otras culturas (nada de formar guetos espanoles), simplemente que aprovechen la oportunidad ¡porque se les pasará volando! Verán como se les ocurrirán miles de proyectos y planes de futuro, se volverán inquietos pero sobre todo que no pierdan toda esa energia cuando vuelvan a sus casas :).”

Juliana Caicedo, Lovaina, Bélgica

71. “A la vuelta, modérate hablando de las bondades de tu nuevo país. Cuando vuelvas nadie entenderá por qué lo alabas tanto. La razón es que no han estado allí. No lo han visto. No lo han vivido. Modérate y mantén el contacto con los amigos hechos en el Erasmus. No podrás volver a vivir con tus padres. Volver a casa con los padres, si es que vivías con ellos antes, no será jamás lo mismo. Te sacarán de tus casillas a la mínima (pero no es culpa suya: te has convertido definitivamente en hombre o mujer, y ha sido el Erasmus). Vivir fuera del nido siendo joven es el valor principal del Erasmus: ni notas, ni idiomas, ni zarandajas. Lo que te aporta como persona es la independencia y el aprender a desenvolverte por ti mismo (aún más gracias a aprender o mejorar otra lengua). Es un curso acelerado de madurez.”

Santiago Hernández, Joensuu, Finlandia

La imagen que ilustra el post es de Les Roches International …, de Flickr

¿Te ha gustado el artículo? ¿Hay algo que te gustaría aportar de tu experiencia Erasmus? Si es así, haznos llegar tu opinión a través de Twitter @GoEuroES.

 

 

Irene Hernandez

Soy madrileña y actualmente estoy viviendo en Berlín. No podría imaginarme la vida sin viajar y siempre que puedo me escapo a cualquier parte para seguir descubriendo mundo.