La Costa Azul lo tiene todo: playa, sol, pueblos con encanto y sobre todo un aire de lujo y glamour.

Las películas de Hitchcock, los libros de F. Scott Fitzgerald y las pinturas de Matisse retratan el sur de Francia de un modo en el que solamente una obra de arte podría hacerlo, demasiado bueno para ser cierto.

La historia de su arte, cocina, moda y celebridades, hacen de esta región de 31000 km2 un sitio perfecto para recorrerlo y descubrir todo lo que esconde. El prestigioso festival de cine de Cannes ha traído a todo tipo de artistas, desde la mundialmente conocida modelo Brigitte Bardot, hasta a la actriz de Hollywood Grace Kelly, quien llamaba a la Costa Azul su hogar, lo cual no es de extrañar.

Hay simplemente algo romántico e idílico en torno a su costa. Muchos blogueros están de acuerdo en que merece la pena recorrer esta región y nos dan sus mejores recomendaciones para saber dónde parar, qué hacer y qué comer.

 

Viajeros Callejeros: Recorrido por la Costa Azul

gracias Vanessa y Roger, viajeroscallejeros.com

Tag someone who will love this view 💙 because we love it a lot! // #Nice #Coredazur ••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••• Location: Nice ⛵️ Côte d’Azur Photo from: @philip1185 ••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••• Selected by: @smirnovvu 🔥 ••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••• Use #ohcotedazur and share love and passion to Côte d’Azur 🇫🇷 If you want to get featured just follow us and send your photos! •••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••• Discover Bordeaux with us! Check our new account @ohbordeaux 🍷 ••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••• #cotedazur#southfrance#monaco#montecarlo#nice#instacotedazur#sainttropez#Croisette#france#instaprovence#instatravel#instafrance#roussillon#Cannes#sttropez#монако#ницца#канны#лазурныйберег#adventure#trip#vacation#travelphotography#instatravel#traveltheworld#landscape#picoftheday#travelgram

Una foto publicada por #ohcotedazur 🇫🇷⛵️ (@ohcotedazur) el

“Qué hacer en la Costa Azul”

Si hay algo que no puedes perderte en la Costa Azul es recorrerla en coche. Sin duda esta es la mejor forma de conocer una de las zonas más chic de Francia. Lugares como Niza, St. Tropez o Cannes son sólo algunos de los lugares en los que podrás disfrutar, no sólo de su lado más glamouroso, si no también de su buen tiempo, su espectacular gastronomía y también, aunque no lo creas, de calma y sosiego en las zonas más alejadas de la costa.

“Gastronomía en la Costa Azul”

En esta zona de Francia, como en el resto del país, se tiene muy en cuenta la gastronomía. Contando con productos típicos como el queso, el aceite, los vinos o las aceitunas, en especial las del tipo cailletier, que se cultivan en Niza y con las que se elabora la riquísima tapenade; podemos degustar platos tan sabrosos como el célebre ratatouille (un tipo de pisto de verduras) la pissaladière (una especie de pizza de hojaldre con anchoas, tomate, cebolla, huevo y olivas) o los ñoquis y raviolis, reclamados como propios por Niza, por su pasado italiano.

“Niza”

Niza es uno de los símbolos de la Costa Azul y por tanto uno de esos lugares que no puedes perderte y al que conviene dedicarle mínimo un par de días para poder conocerla un poquito a fondo, no quedándonos únicamente con su parte más glamourosa para poder recorrer sus calles y “ver la vida pasar” en lugares tan hermosos como la Plaza Masséna.

Si tienes la suerte de estar en la ciudad en la época del Carnaval de Niza, uno de los más importantes del mundo, te aseguramos que tu visita será memorable.

 

Mundo Turístico: Antibes

gracias Irene, mundoturistico.es

La Costa Azul es una de las zonas más preciadas de playa de Francia y hay motivos de sobra. He tenido la suerte de poder viajar allí dos veces, una cuando era algo más pequeña, cuando visité Niza y hace tres años, cruzando la zona en furgoneta y parando en Antibes, algo menos conocida pero una población encantadora. Esta es una parada que recomiendo mucho, pues se aleja del lujo de otras ciudades cercanas y esconde un precioso casco antiguo de calles empedradas y comercios pequeños que dan un ambiente cercano al lugar.

Y aún con todo, tiene un ambiente y unas playas muy propias de la zona, pero que no llegan a molestar. Los arenales son de piedra pero tienen unas aguas claras que alegran la vista. Además, en Antibes podréis visitar el Museo de Picasso, que se une así a otros centros dedicados al autor en ciudades como Barcelona o Málaga.

 

Mi mundo en una maleta: Marsella en un día

gracias David, mimundoenunamaleta.com


Marsella es la ciudad más importante del sur de Francia y la segunda ciudad más grande del país. Su puerto, el más importante de Francia y la zona del Mediterráneo.

Si se dispone de poco tiempo para su visita (últimamente algunas compañías de crucero están potenciando su visita), la zona más turística es asequible para hacer una visita y hacernos una idea de la ciudad. Nos centraremos en la zona del Puerto Viejo, donde podremos coger un trenecillo turístico que nos llevará por las estrechas calles de su casco viejo hasta llegar a Notre Dame de la Garde, la Basílica menor de la ciudad.

Como opciones para comer, se puede volver a la zona del puerto y disfrutar de los muchos restaurantes de la zona, con platos y precios para todos los gustos desde cartas carísimas a menús turísticos o restaurantes de comida rápida.

Y por último, no podemos irnos de la ciudad sin comprar alguno de sus conocidísimos y perfumadísimos jabones.

 

Mil viatges: Mentón

gracias Jordi, milviatges.com

Ya casi junto a la frontera con Italia se localiza Menton, una de las poblaciones más entrañables de la Costa Azul francesa. Se trata de un pequeño enclave que a lo largo de los siglos ha pertenecido sucesivamente a diferentes estados, ya sea al italiano, al monegasco o, actualmente, al francés.

Al igual que la mayoría de poblaciones de la Costa Azul (desde Antibes, a Cannes, Mónaco o Niza), Menton dispone de su propio puerto deportivo. Y es, precisamente, desde este punto donde se disfruta de la más maravillosa vista de la población, con las coloridas viviendas encaramándose hasta la suave loma que domina la población y que culmina en el Viejo Cementerio. Curiosamente, es este camposanto una de las visitas que vale la pena no perderse en esta bella población. Decenas de aristócratas rusos e ingleses encontraron aquí su definitivo lugar de reposo, llegados durante el siglo XIX cuando la región era conocida por ser un lugar idear para sanarse de la tuberculosis. No hay que perderse detalle de algunos de los más maravillosos mausoleos de Francia, a la par que se disfruta de unas maravillosas vistas que alcanzan más allá de la frontera con Italia.

La Rue Saint Michel es, sin duda, el eje principal del Centro histórico de la población, a la vez que la calle más comercial. Jalonada de restaurantes, heladerías, tiendas de recuerdos y gastronómicas, esta peatonal calzada, supone el lugar preferido por lugareños y visitantes para pasear cuando el sol empieza a bajar. La anual Fiesta del Limón se celebra en Menton desde 1934 y supone uno de los mejores momentos para vivitar la ciudad.”

 

Diario de viaje de Kiana: Los imprescindibles de Marsella

gracias Anna, diarioviajekiana.com

Marseille 🌤 #pasenviederetrouverlagrisailleparisienne #Marseille #VieuxPort

Una foto publicada por Louise (@louise_chrtier) el

La principal atracción turística de Marsella es el puerto viejo, no es concebible el paso por la ciudad sin su visita y es que además de ser un sitio que desprende mucho encanto por sus vistas al Fort Saint Nicolas, Fort Saint Jean, a la catedral Notre Dame de la Garde y al Mediterráneo es el punto de partida de otros atractivos de la ciudad. Si os levantáis pronto podréis ver el mercado de pescado que tiene lugar a primeras horas de la mañana. Si a continuación queréis desayunar, encontraréis una buena oferta de bares y restaurantes en el puerto, aunque como es una zona turística no es precisamente barata, al igual que las opciones de restauración que encontramos en la concurrida plaza aux Huiles, cerca del Palacio de Justicia.

En el puerto hay la opción de tomar un ferry hasta el castillo de If (que inspiró a Alejandro Dumas a escribir el Conde de Montecristo) en el que se pueden visitar las antiguas celdas de los prisioneros; hacer un crucero de dos horas por las Calanques (zona de calas y acantilados entre Marsella y Cassis) o bien tomar el ferry que recorre las islas Frioul.

La catedral de Notre Dame de la Garde es otra de las visitas imprescindibles de la ciudad. Además, su ubicación nos permite contemplar el puerto, las islas Frioul y ver las grandes dimensiones de Marsella. Ésta no es la única catedral de la ciudad, la catedral la Major nos ofrece unas fabulosas vistas del puerto.

Finalmente, cerca del puerto podremos callejear por barrios que nos harán sentir como en el norte de África, por algo Marsella es apodada la pequeña Argelia.