Todos aquellos trotamundos en busca de tiempo libre, vacaciones y fiestas para lanzarse a la aventura ya conocen el verdadero significado de viajar. No voy a ser yo quién os lo explique, ya que probablemente si estás leyendo esto ya seas todo un explorador de culturas. Este post va dedicado principalmente a aquellos viajeros que siempre hayan tenido unas ganas irrefrenables de viajar solos pero nunca se hayan atrevido a dar el paso. Si lo pensamos fríamente, asusta ¿verdad? Pero ¿sabes qué? esos miedos son las señales de que estamos a punto de vivir una experiencia inolvidable. Estar solo en otra ciudad o país te enseñará a conocerte mejor a ti mismo, te encontrarás con gente muy interesante ya sean  locales u otros viajeros, podrás organizar tu tiempo como a ti te plazca y te dará total libertad para hacer cosas que quizá no pudieras experimentar si viajaras en grupo. Que no te asuste estar solo, normalmente una sonrisa saca siempre lo mejor de la persona que la recibe.

Lo primero que tienes que decidir es tu destino, así que aquí os dejamos algunas ideas de las mejores ciudades europeas para viajar solo, ya sea tu primer viaje en solitario, el segundo, el tercero o el cuarto… ¿Preparado? ¿Listo? Allá vamos!

1. Sevilla

sevilla-viajar-solo

Prueba con una ciudad española para tu primera experiencia en solitario. Como decían los del Río, Sevilla tiene un color especial, y razón no les faltaba. La ciudad tiene mucho encanto pero sobre todo lo que le hace destacar de otras es la alegría y amabilidad de su gente. Te aseguramos que te irás de Sevilla con un montón de nuevos amigos. No te cansarás de andar por toda la ciudad ni de abrir y cerrar el obturador de tu cámara en cada esquina y rincón, el arte se respira por cada poro de esta ciudad y bueno, no podemos olvidarnos de su famoso pescaito frito. Visita el barrio de Triana, el de Santa Cruz, la Torre de Oro y la Giralda o las terrazas de la Alameda junto al río Guadalquivir donde descubrirás el lado más hipster de la ciudad sevillana.

2. Lisboa

lisboa-viajar-solo

La capital lusa es por su oferta cultural y su cercanía otra buena opción para estrenarte en esto de los viajes en solitario. Se asemeja mucho a nuestro país en relación con la calidad de las playas, la comida, el ambiente nocturno, el clima y el buen rollo de la gente. Lisboa es la  ciudad de los colores y de las calles estrechas. Adéntrate en su casco antiguo y disfruta de la espectacular panorámica desde el Castillo San Jorge. Termina el día en sus calles hipsters, en el Barrio Alto o mueve tus caderas a ritmo de fado en el barrio de la Alfama.

3. Ámsterdam

 

Amsterdam-viajar-solo

No te lo pienses más y lánzate por Europa. Ámsterdam es una esas ciudades que te atrapan y te enamoran desde el primer día. Conocida por sus canales, bicicletas y casa de colores es uno de los destinos europeos más bonitos. Además su cultura moderna y la mentalidad abierta y hospitalaria de su gente hará que te sientas casi como en casa. Recorre sus calles en bicicleta o andando, descansa en el Voldenpark, sorpréndete con el Barrio Rojo, conoce algún que otro Coffee Shop pero sobre todo sumérgete entre sus gentes, seguro que dejarás Ámsterdam con una energía muy positiva y con las ganas de seguir pateando el empedrado de muchas ciudades europeas.

4. Dublín

dublin-viajar-solo

¿Eres un amante de la literatura, las pintas de cerveza y de la música en vivo? No te lo pienses más, Dublín es tu ciudad. Con su título de ciudad literaria otorgado por la UNESCO, disfrutarás paseando por las calles que también pisaron Oscar Wilde o Jonathan Swift. Las pintas de cerveza están a la orden del día en cualquier pub, así que prueba la Guinness si aún no lo has hecho y si eres un apasionado visita la Guinness Storehouse, un placer para los paladares más exigentes. Cuando caiga la noche dirígete a la zona de bares y pubs conocida como Temple Bar, donde la diversión está asegurada. Música en vivo y buen rollo. Te aseguramos que pondrás a prueba tu nivel de inglés, no hemos conocido a nadie que haya salido de allí sin haber pasado horas charlando con turistas y locales.

5. Berlín

berlin-viajar-solo

Todo el mundo lo sabe, Berlín está de moda. La capital alemana es la ciudad de la música electrónica, del arte, de la mezcla de culturas, de la libertad y del amor. Sí, enamorarse de Berlín es inevitable. Con sus último años de historia a su espalda, aún pueden verse las cicatrices en sus calles y la transformación de cada barrio. Su mentalidad abierta te sumergirá en un viaje donde no solo conocerás la ciudad y probablemente a mucha gente, sino lo más importante, a ti mismo. Es la ciudad hipster por definición, sus barrios Neukölln, Friedrichshain, Kreuzberg o Prenzlauer Berg, cada uno con sus particularidades y diferencias pero con algo en común: ninguno te dejará indiferente. Como dice la famosa frase de Franz Von Suppé “Du bist verrückt, mein kind, du musst nach Berlin” , en español : “Estás loco, hijo mío, tienes que ir a Berlín”. No te lo pienses más, y conoce una de las ciudades más cosmopolitas de Europa.

6. Budapest

budapest-viajar-solo

Budapest, la joya del Danubio, es otra de las ciudades europeas que merece la pena visitar en solitario. Muchos la consideran como la ciudad más bonita de Europa y lo cierto es que sino se posiciona en el primer puesto se encuentra bastante cerca de estarlo. Hay muchas cosas que ver y hacer en la capital húngara. No te pierdas el Parlamento, la Ópera, la Gran Sinagoga o las maravillosas vistas desde el Bastión de los Pescadores. Por la noche, descubre los bares más alternativos de la ciudad conocidos como Bares Ruinas. Se tratan de lugares deteriorados convertidos en verdaderas obras de arte donde podrás relajarte tomando una cerveza. Los más famosos son: Szimpla Kert, Kuplung y Instant.

Irene Hernandez

Soy madrileña y actualmente estoy viviendo en Berlín. No podría imaginarme la vida sin viajar y siempre que puedo me escapo a cualquier parte para seguir descubriendo mundo.