¿Puente a la vista? ¿Todavía no sabes dónde ir?  No importa si te acabas de ir de vacaciones o si llevas tiempo sin ellas, cualquier remedio es bueno para evitar la rutina y pensar en planear una escapada próximamente suena apasionante. Desde GoEuro te vamos a dar ideas muy interesantes de a dónde ir en un puente o en tus próximos días libres.

Santander – Burgos – León

En esta primera ruta podrás conocer en un puente la capital de Cantabria y moverte hacia Castilla y León y visitar dos de sus grandes joyas, León y Burgos.

Si comenzamos la ruta en Cantabria podremos deleitarnos en la elegancia y majestuosidad de la costa de Santander, dicen que es una de las más espectaculares de Europa y no les falta razón. Es allí donde podrás fotografiar la playa del Sardinero. El emblemático Palacio de la Magdalena os está esperando en el punto más alto de la ciudad.

La siguiente parada será Burgos, donde quedarás embelesado con la belleza de su casco histórico. Podéis ir a La Catedral de Burgos, que por cierto es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y los alrededores como la plaza mayor y degustar sus deliciosos ‘cojonudos’ y ‘cojonudas’: tapa con huevo de codorniz, pimiento y chorizo o morcilla en cada casa. No hay que perderse el camino que sube al castillo para disfrutar de las impresionantes vistas desde arriba. Además en la provincia de Burgos se encuentran los yacimientos de la sierra de Atapuerca que están a solo 15 km de la ciudad.

León será nuestra última parada por nuestra particular ruta por Castilla y León y Cantabria. Uno de sus monumentos más típicos es la Basílica de San Isidoro y su solemne Catedral. No dudéis en ir por la zona del Húmedo para comer y tapear, pasear por la orilla del río Bernesga.

Zaragoza – Lleida – Huesca

Esta es la ruta perfecta para celebrar el puente del Pilar y pasar unos días en Aragón y Cataluña. Zaragoza será nuestro punto de partida donde podremos celebrar las festividades por cada rincón de la ciudad: primero visitando la Basílica del Pilar y recorriendo sus calles donde a cada paso se puede admirar el patrimonio cultural y monumental de la ciudad.

A menos de una hora de Zaragoza en tren o autobús estamos en Huesca, muchas veces injustamente olvidada en el mapa pero que esconde grandes paisajes y preciosas rutas donde podremos practicar deportes como parapente, windsurf e incluso descenso de ríos en canoa. Perfecto para los amantes de la naturaleza.

Nuestra ruta acaba en Lleida, donde la arquitectura modernista impregna los edificios y la gastronomía es uno de sus puntos fuertes, si vas en otoño podrás degustar las setas de la comarca: níscalos, hongos o negrillas.

Huelva – Sevilla – Córdoba

Andalucía no son solo bonitas playas para veranear, tiene la capacidad de encandilar a cualquiera en cualquier fecha del año y lugar ideal para ir durante el puente de diciembre o marzo.

Comenzamos en Huelva, una de las paseos más representativos es recorrer el muelle hasta llegar a la estatua de Colón y visitar las carabelas; desde donde salió Colón a conquistar América. Su cultura gastronómica es muy amplia: los chocos fritos, las gambas blancas de Huelva y el jamón de Jabugo son uno de sus fuertes. Sus playas y Doñana hacen el resto.

De Huelva viajamos a Sevilla, la capital de Andalucía nos ofrece su mejor momento en otoño y primavera cuando el sol no aprieta tanto. La belleza de El Real Alcázar de Sevilla, visitar los alrededores de La Catedral y La Giralda y perderse entre sus calles deleitándose en sus preciosos patios y degustando su gastronomía hará que te enamores de ella al instante.

Córdoba, a orillas del Guadalquivir, es la última parada en nuestra ruta por Andalucía donde podrás pasear por sus estrechas calles del casco antiguo y empaparte de todas las culturas y razas que un día allí confluyeron. Importantísimo no perderse la majestuosa mezquita de Córdoba y atravesar a la Catedral cristiana en un paso. Por supuesto no puedes irte de allí sin probar el salmorejo y los flamenquines.

Mérida – Badajoz – Cáceres

Extremadura goza de grandes tesoros históricos dignos de visitar y que asombran con su belleza y mejor conservación, lo que la hace perfecta para visitar durante un puente. Empezaremos nuestra ruta en Badajoz, allí podrás perderte por la Plaza Alta y la Alcazaba Árabe que mantiene la estructura prácticamente original, tienes que probar las migas extremeñas y su excelente jamón ibérico de bellota.

La siguiente parada es Mérida, donde se encuentra uno de los teatros y anfiteatros romanos mejor conservados de España, podrás ver las columnas de mármol, esculturas y dinteles originales de la época. Lo mejor de todo es que sigue estando en funcionamiento y poder ver conciertos y obras clásicas en tal hermoso paraje.

Acabamos en Cáceres para adentrarnos en la Edad Media, dentro de su muralla tienes que pasear por su plaza mayor y la judería Nueva, pero uno de sus mayores atractivos es el Valle del Jerte, el Parque Nacional de Monfragüe y la Reserva Natural Garganta de los Infiernos, perfecto para los amantes de la naturaleza.

Valencia – Albacete – Cuenca

Disfrutar de la Comunidad Valenciana y Castilla y la Mancha puede ser una de las opciones más económicas y divertidas para un puente largo. Puede ser una opción estupenda para ir en el puente del Día del Padre por las fechas en las que coincide: las fallas de Valencia. La ciudad nos ofrece diversidad y modernidad al mismo tiempo: por un lado su Casco Antiguo lleno de historia romana y, por otro, la Ciudad de las Ciencias.

Albacete será nuestra próxima parada donde podremos adentrarnos en el modernismo paseando por el pasaje de Lodares, una vez en los alrededores de Albacete, podrás disfrutar de espectaculares vistas y rutas por la Hoz del Río Júcar.

La ruta acabaría en Cuenca, perfecto para un paseo con su casco antiguo y catedral y ver sus casas colgadas desde el impresionante puente de San Pablo. No te olvides de probar el morteruelo y el ajoarriero, ambos patés de caza y bacalao que están riquísimos.

Irene Hernandez

Soy madrileña y actualmente estoy viviendo en Berlín. No podría imaginarme la vida sin viajar y siempre que puedo me escapo a cualquier parte para seguir descubriendo mundo.