Viena es una de las ciudades soñadas por los amantes de la música clásica, la arquitectura y el arte, y podemos decir que es perfecta para ir en cualquier época del año. Tiene multitud de monumentos con un gran atractivo arquitectónico y sus señoriales calles te trasladan a otra época donde echar a volar tu imaginación. En GoEuro queremos darte unos cuantos consejos sobre qué ver en Viena para que te deleites de la belleza y majestuosidad de la ciudad.

1.- El Palacio Hofburg de Viena

Se trata de una de las atracciones turísticas más importantes de la ciudad y un must de qué ver en Viena durante tu visita. Fue lugar de residencia de la familia Habsburgo durante más de 600 años y a día de hoy se preserva muy bien. Es interesante ir al Museo Sissi para empaparte de la de la vida de la interesante emperatriz y de historia de la ciudad, y te recomendamos visitar los apartamentos Imperiales del Palacio, que harán la visita mucho más especial.

2.- Catedral de San Esteban (Stephansdom)

Es una de las catedrales más importantes y uno de los emblemas de Viena. Está situada en pleno centro de la ciudad y su mezcla de estilos gótico y barroco la hacen inconfundible. Recomendamos subir a una de sus cuatro torres (son “solo” 343 escalones). Pero el esfuerzo merece la pena, tendrás unas magníficas vistas de la ciudad.

3.- Biblioteca Nacional Austríaca

Carlos VI mandó construir esta Biblioteca Nacional como biblioteca de la corte. A día de hoy su archivo cuenta con una colección de más de 8 millones de libros de los siglos XVII y XVIII y es una de las bibliotecas más bonitas e impactantes del mundo. Puedes entrar gratuitamente con tu Vienna Pass. Si no lo tienes, la entrada cuesta 7€.

4.- La Ópera de Viena

La Ópera está muy cerca de la Biblioteca Nacional: sólo hay que cruzar el parque Burggarten y la Ringstrasse para llegar. Sin duda alguna la Ópera de Viena es uno de los lugares que nos siguen regalando arte prácticamente todos los días del año, y que sea uno de los referentes al más alto nivel cultural clásico lo hacen más especial aún.

Si tienes la suerte de visitar Viena durante los meses de abril, mayo, junio, septiembre o diciembre en la plaza de la Ópera se retransmiten en directo en una pantalla las actuaciones de ópera y ballet, una manera divertida y gratuita de disfrutar del arte.

5.- Ringstrasse

Para ir hacia la Ópera ya mencionamos que había que cruzar esta calle, pero por sí sola se merece un apartado aparte, ya que en esta avenida en forma de círculo se ubican muchos de los edificios más importantes de Viena: el Parlamento, la Bolsa, el Burgtheater, la Universidad y por supuesto el precioso Ayuntamiento, de estilo neogótico y en el que hay visitas guiadas gratuitas. Además, durante la época de los mercadillos de Navidad en la plaza del Ayuntamiento hay uno muy interesante en el que disfrutar de comida típica y poder comprar regalos.

6.- Hundertwasserhaus

Este complejo suele ser una de las zonas más turísticas de Viena, ya que sus edificios tienen unos originales colores y formas fantasiosas que aparte de ser muy fotogénicas, invitan al turista a evadirse. Árboles que crecen en el interior de las habitaciones y suelos ondulantes son algunas de las curiosidades que podrás ver. Visita obligada y un paseo muy agradable hasta allí.

7.- Prater

Si quieres pasar un rato divertido, puedes visitar el parque de atracciones Wurstelprater, más conocido como Prater. Es uno de los más antiguos del mundo y no es necesario pagar por entrar, sino que es en cada atracción donde se paga, su noria gigante, su montaña rusa y loopings y el algodón de azúcar hará que te conviertas en un niño otra vez.

8.- Palacio Schönbrunn y Palacio Belvedere

Ambos palacios eran las antiguas residencias de verano de la familia real vienesa y su majestuosidad exterior y su imponente vista harán que disfrutes de un buen paseo. Por un lado el palacio Schönbrunn mantiene su interior palaciego donde se pueden visitar los salones y habitaciones, mientras que el interior del palacio Belvedere es más como un museo. Sin duda alguna los jardines de ambos son amplios, bonitos y paseables, por lo que es altamente recomendable.

9.- Musikverein de Viena

Si tu viaje a Viena coincide en Fin de Año, puedes ser uno de los afortunados en conseguir entradas del concierto de Año Nuevo de la Filarmónica de Viena. Este concierto empezó a celebrarse en 1941 y poco a poco su repercusión fue siendo tan grande que actualmente se retransmite en 54 países. Avisamos que las entradas no son muy fáciles de conseguir, ya que se adquieren mediante sorteo.

10.- El reloj Anker

Este famoso reloj astronómico está situado en la Plaza de Hoher Markt, la plaza más antigua de Viena. Lo que más atrae a los turistas es que justo a las 12 de la mañana salen del reloj 12 figuras clásicas a ritmos de música clásica vienesa. Es fácil de encontrar ya que seguramente habrá muchos turistas en las inmediaciones.

11.- Naschmarkt

Si aún te faltan cosas que ver en Viena y te gustan los mercados y adentrarte en la vida diaria de cada ciudad que visitas, te recomendamos que visites este colorido mercado donde actualmente se venden todo tipo de alimentos, carnes, flores… Aunque cuando empezó a celebrarse en el siglo XVI solo se vendían botellas de leche. Los sábados hay bastante gente y turistas, así que si tienes la oportunidad de ir otro día para estar más tranquilo, no lo dudes.

 

Como ves, hay mucho que ver en Viena y la ciudad tiene tanto por descubrir que a cada paso puedes toparte con monumentos sorprendentes, clásicos y majestuosos que te dejarán boquiabierto. (Ah, que no se te olvide probar un riquísimo café vienés con tarta Sacher o tarta Imperial en cualquiera de las cafeterías de la ciudad como pueden ser el café Hawelka, Diglas o Frauenhuber).

 

¡Buen viaje a la ciudad de la cultura europea!


 

 

Irene Hernandez

Soy madrileña y actualmente estoy viviendo en Berlín. No podría imaginarme la vida sin viajar y siempre que puedo me escapo a cualquier parte para seguir descubriendo mundo.