Para las mentes curiosas e inquietas, explorar los rincones del mundo puede pasar de ser un hobby a convertirse en una forma de vida. Un camino lleno de momentos emocionantes donde no solo se descubren nuevos lugares y culturas, sino que además uno aprende a conocerse más a si mismo. Y lo cierto es que viajar alimenta el espíritu, y te enseña que más allá de tu zona de confort se abren infinitas posibilidades ante ti. Vivencias y experiencias que probablemente nunca habrías imaginado vivir.  

Todos aquellos que se sientan identificados con mis palabras sabrán, que planear un viaje es un proceso casi igual de emocionante que el sentimiento que te produce llegar el primer día al destino de tu aventura. Organizamos excursiones, apuntamos en un mapa los lugares imprescindibles que visitar, los bares y restaurantes que degustar y el tipo de transporte que usaremos. No obstante, este último factor es a lo que menos atención prestamos, no me malinterpretéis, es cierto que elegimos el que mejor se ajusta a nosotros: el más rápido, él más cómodo, el más barato o una mezcla de los tres. Pero donde realmente centramos nuestro foco de atención es en las miles de aventuras que esperamos vivir en la nueva ciudad que visitaremos, pero realmente no nos preocupamos por buscar una ruta o medio de transporte que merezca la pena experimentar, tanto como nuestro viaje en sí.

Lo cierto es que existen muchas conexiones de tren tan espectaculares que seguramente se conviertan en una de las hojas más importantes de tu diario de abordo. El medio de transporte ferroviario es rápido, cómodo, y asequible. Pero lo que realmente lo hace único, es la posibilidad de poder relajarse en sus cómodos asientos y disfrutar del paisaje corriendo desde los grandes ventanales. Puede que no seáis muy amigos de los trenes, no obstante, estoy segura de que después de leer los trayectos que os propongo, os llegaréis a obsesionar casi tanto como Sheldom Cooper en la famosa serie americana The Big Bang Theory.

¡Pasajeros al tren! Empezamos nuestro viaje parando en: España, Suiza, Alemania, Holanda y Reino Unido.

1.- Paseo por el mediterráneo con RENFE

Rutas escénicas en tren: Alicante

Alicante

A bordo del tren de alta velocidad Euromed, de la compañía ferroviaria RENFE, podemos recorrer un precioso paisaje desde Alicante a Barcelona o viceversa. Este convoy circula hasta 200km/h paralelamente a la costa mediterránea, lo que hace posible deleitarse de las vistas marítimas desde los grandes ventanales prácticamente durante todo el recorrido. Además si eres de los que se marean al ir sentado en dirección contraria a la que el vehículo circula, estos trenes tienen la ventaja de poder colocar el asiento a tu gusto, por lo que no tendrás excusa para no relajarte y disfrutar de un placentero viaje.

Barcelona, Alicante o Valencia son lugares perfectos para realizar una escapada, pero aún más si desde el momento que sales de casa tu viaje se convierte en una experiencia única.

2.- Ruta por los Alpes suizos con Wilhelm Tell Express con SBB

Rutas escénicas en tren: Lugano, Suiza

Lugano, Suiza – Flickr: Selden Vestrit

Hemos crecido viendo dibujos infantiles que nos llevaban a lugares remotos donde todo era posible, en la mayoría de los casos la naturaleza rodeaba la vida de los protagonistas, como en el caso de los dibujos de Heidi donde los Alpes suizos eran testigos de las aventuras de esta niña y sus amigos. Y quién no se ha imaginado corriendo por esos prados con las grandes montañas al fondo observando. Pues bien, Suiza es un país lleno de lugares que visitar, quesos que degustar y tradiciones que descubrir. Una nación que invita a ser recorrida de punta a punta, y descubrir esos Alpes que Heidi tanto echaba de menos en Frankfurt. Situados al sur de los Alpes suizos  se encuentran Lugano y Locarno, ambos lugares con un estilo entre suizo y mediterráneo que te dejarán maravillado ante la belleza que desprenden sus edificaciones, casco viejo y la naturaleza que rodea al lago de los Cuatro Cantones.

Ya sabemos que ambos lugares son espectaculares pero lo que algunos no saben es que mucha de la belleza que se encontrarán en este viaje será a bordo del tren Wilhelm Tell Express de  SBB/CFF/FFS . No sólo te lleva desde Lucerna a Locarno o Lugano sino que circula por el inmenso valle Reuss de Uri hacía el mediterráneo Ticino, donde las vistas panorámicas desde el tren son espectaculares y hará que todo el viaje, sin excepción, sea increíble.

3.- Viaje desde el centro de Suiza hasta el lago Ginebra

Rutas escénicas en tren: Montreux, Suiza

Montreux, Suiza – Flickr: Kosala Bandara

Como antes he comentado, este país invita a ser descubierto por cada uno de sus rincones, por lo que probablemente después de la ruta anterior te quedes con más ganas de conocer esta bella nación. Durante todo el viaje te volverá a acompañar, el característico paisaje verde y nevado, en invierno, que es característico de este país.

La nueva ruta vuelve a empezar en la histórica Lucerna y acaba en el precioso lago de Ginebra. Este viaje se divide en tres etapas si decides hacer parada en los 3 lugares más bonitos de este trayecto. El primer tramo cubre desde Lucerna hasta Interlaken, este recorrido te llevará a conocer los paisajes de Meiringen y Brienz compuesto por valles y montañas. Una de las paradas que recomendamos, es  Interlaken, enclavado entre glaciares, montañas y lagos. Atrévete a perderte entre sus senderos o siénte lleno de adrenalina al realizar deportes de nieve.

Emprendemos el segundo tramo hacía Zweisimmen, donde el tren pasando por Spiez empezará a ascender los picos suizos. Es aconsejable realizar una  parada y visitar el pequeño pueblo suizo de apenas 1300 habitantes.

El último recorrido de la aventura terminará en el lago de Ginebra en Montreux. El trayecto se desarrollará con la última subida hasta el elegante pueblo de Gstaad, y acabará con la bajada hacia la ciudad moderna de Montreux.

4.- Tren panorámico de la Selva Negra en Alemania con Deutsche-Bahn

Rutas escénicas en tren: Selva Negra, Alemania

Selva Negra, Alemania

Y hablando de paisajes verdes nos vamos a Alemania, más específicamente a la Selva Negra, nombre otorgado por lo romanos que al llegar a esta zona quedaron sorprendidos por la frondosidad de los bosques que impedían la entrada de la luz del sol.

Esta zona situada al sur de Alemania en la región de Baden Württemberg, es una de las áreas más bonitas del país, compuesta de pueblos típicos alemanes donde sus calles combinadas con casas y negocios tradicionales rodeados de naturaleza, te harán descubrir un poco más la cultura de este país.

Súbete al tren, de la compañia Deutsche-Bahn, en Offenburg con destino a la famosa ciudad de Costanza. El trayecto se desarrolla prácticamente a través de frondosos y densos bosques de pinos verdes, atravesando ciudades encantadoras como Homberg, Donaueschingen y Singen, por la vía superior del río Rin hasta llegar al lago de Costanza con sus aguas verde esmeralda y sus preciosas islas Mainau, Reichenau y Lindau.

5.- Ruta en tren desde Klobenz a Mainz por el Valle del Rin

Rutas escénicas en tren: Valle del Rin, Alemania

Valle del Rin, Alemania – Flickr: Jesus Abizanda

 

Sin salir de Alemania, un poco más al norte, te invitamos a disfrutar de la región de viñedos situada en el valle del Rin. A ambos lados del río se reparten pequeños y encantadores pueblos  entre viñas, montañas y bosques. Es todo un espectáculo donde la naturaleza y los pueblos de origen medieval se unen en una simbiosis perfecta.

Cada aldea guarda en su interior lugares acogedores típicos de cuentos de hadas.

Esta ruta, nombrada Patrimonio Mundial por la Unesco, puede ser recorrida desde el río en barco o a bordo del tren. Lo cierto es que cualquiera de las dos vías merecen la pena, pero si buscas un medio de transporte más rápido y barato lo mejor es subirte a uno de los convoys que une Mainz con Clobenza. Debido a que circula paralelo al río Rin, es posible disfrutar de las maravillosas vistas de los pequeños municipios enclavados a ambas orillas del río, así como de sus castillos, viñedos y naturaleza que rodean a este precioso paraje de pueblos encantadores.  

6.- Camino a Hogwarts. La ruta de West Higland con Scotrail

Rutas escénicas en tren: Viaducto de Glenfinnan , Escocia - Reino Unido

Viaducto de Glenfinnan , Escocia – Reino Unido – Flickr: Giuseppe Milo

Hemos hablado de Sheldon Cooper y su pasión  por los trenes, de Heidi corriendo colina abajo en los Alpes suizos, y ahora nos vamos a Escocía a una ruta muy especial, sobre todo para los amantes de la magia. Y es que no podía faltar Harry Potter y la ruta del tren a vapor que llevaba a todos los magos desde el andén 9y ¾  hasta la escuela de magia de Hogwarts.

Esta línea une Glasgow a Mallaig, con la operadora Scotrail, es una ruta llena de encanto y no solo porque vivirás en primera persona cómo los jóvenes magos se sentían atravesando aquellos paisajes sino que además disfrutarás de muchos otros que nunca aparecieron en las famosas películas. El tren pasa por el viaducto de Glenfinnan desde donde podrás ver lugares como los increibles lagos de Shiel y  Eilt.

La aventura continúa en Mallaig, donde te recomendamos que inviertas parte de tu tiempo a explorar Highlands Occidentales y las islas de la región.

7.- Senda de las flores con NS. Haarlem y Leiden

Rutas escénicas en tren: Ruta de las flores

Ruta de las flores, Holanda – Flickr: Ley

Holanda es conocido como el país de los tulipanes, desde que en 1594 el botánico francés Charles de Lécluse trajo los primeros al país.  Desde entonces se fue forjando tal pasión que desencadenó en locura. En el siglo XVII el valor de esta flor era equiparable a la del oro. Se llegó a tal punto que se creó una burbuja que desencadenó en una de las peores recesiones conocidas en la historia económica, la crisis de los tulipanes. Es cierto, que hoy en día los holandeses siguen teniendo este especial cariño por esta flor llegando a convertirse en uno de los emblemas del país.

La ruta de las flores,  con la operadora NS, se extiende desde Haarlem a Leiden y lo aconsejable es visitarla en abril cuando todas los campos se cubren de una manta multicolor. Los dos extremos de la ruta, Haarlem y Leiden te fascinarán por ser dos ciudades pintorescas, típicas de la zona dedicadas a la industria hortícola.

Irene Hernandez

Soy madrileña y actualmente estoy viviendo en Berlín. No podría imaginarme la vida sin viajar y siempre que puedo me escapo a cualquier parte para seguir descubriendo mundo.