Con la llegada de los más pequeños a la familia quizá te plantees el terrible hecho de que tus viajes se queden aparcados a un lado hasta un futuro lejano. Despójate de esa idea cuanto antes. Para ello, lo primero que deberías de hacer es quitarte el miedo, partiendo de la idea de que organizar unas vacaciones con tus niños y viajar con ellos es uno de los mejores regalos que os podéis dar. No olvides que viajar es una manera muy importante y valiosa de aprender, de conocer nuevas culturas y descubrir el mundo in situ. Recuerda las primeras veces que viajaste junto a tus padres, la ilusión con la que descubriste nuevos lugares y cómo se despertó tu curiosidad por seguir conociendo más y más rincones.

Para que pierdas el miedo, te dejamos la guía a seguir para viajar con niños.

Documentación | Equipaje | Medios de transporte | Entretenimiento | En el destino
| Alojamiento | Destinos |

1.- Documentación que no puedes olvidar

vacaciones con niños - documentacion

Es muy importante que estés seguro de que llevas toda la documentación necesaria, sobre todo si vas a viajar fuera de España con niños. El DNI no es obligatorio hasta los 14 años, pero si vas a viajar en avión con niños es mejor tenerlo a mano ya que muchas aerolíneas lo requieren. En caso de no tenerlo, el Libro de Familia es más que aconsejable para viajes nacionales ya que te permite justificar la relación sanguínea con el menor en el caso de que lo tuvieras que demostrar.

La Tarjeta Sanitaria es otro de los documentos imprescindible para vuestro viaje. Para viajes fuera del país, no se te olvide sacar la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE) la cual tiene una validez de un año y se puede solicitar por internet. Con ella te aseguras la cobertura sanitaria básica en cualquier país europeo.

2.- Preparando maletas… ¡Que no cunda el pánico!

viajar con niños - maleta

Haz que los niños formen parte de la organización del viaje. Entrégales una pequeña maleta o mochila en la que puedan llevar todas sus cosas, como por ejemplo parte de su ropa o algunos de sus juguetes para que les acompañen durante el viaje. Para facilitar a que los niños participen puedes imprimir esta checklist con las cosas que tienen que meter en su maleta  y así participar de manera activa desde el principio. No te quedes tampoco corto en cuanto a la cantidad de ropa limpia a llevar. Vas a viajar con niños y es posible que se ensucien fácilmente y necesites cambiarles más de una vez al día. Por eso, un extra de muda y calcetines no va a venir nunca de más. Otro punto importantes cuando vas de vacaciones con niños es tener bien organizada la maleta. Es decir, intenta que un lado de la maleta esté destinada a pantalones o faldas, otro para la ropa interior y otro para los objetos de aseo. De esta manera será más fácil localizar lo que necesites en cada momento. 

En cuanto a tu equipaje de mano no pueden faltar las siguientes cosas: pañuelos, toallitas húmedas, pañales o muda limpia de repuesto (esto dependerá de la edad de tus niños), un pequeño bocadillo o snack, una botella de agua y unas tiritas por si algún pequeño contratiempo sucede. Si te aseguras de llevar todas estas cosas, estás a salvo durante el trayecto de tu viaje.

Para los que os preguntéis si los niños deben llevar su propia maleta, existen opiniones diversas. En el caso de la opinión de los expertos de viajes, la mitad de ellos piensan que la carga la deben llevar los propios padres. Sin embargo, la otra mitad apuntaron que siempre es bueno que hayan preparado y lleven una pequeña mochila en la que lleven sus juguetes.

3.- Medios de transporte para viajar con niños. ¿Cuál es la mejor opción?

“Cuando uno decide viajar con niños, hay que tener una cosa clara: cuanto más cómodos viajen ellos, mayor será el éxito del viaje.  A la hora de elegir el transporte a utilizar, sin duda el más cómodo y rápido es el avión, pero… también suele ser el más caro. Una buena opción es el coche, si no disponemos de uno, los buses cama y/o trenes. Para trayectos muy largos, viajaremos de noche en buses vip y trenes con cama, de este modo, los niños descansan y nosotros también. Además nos ahorramos la noche de hotel, mientras sumamos kilómetros”. 

Un mundo para 3

Reflexionar sobre cuál es el medio de transporte con el que vas a viajar con niños es muy importante. Tren, vuelo o bus. Dependiendo de la distancia a recorrer, te merecerá más la pena elegir entre uno u otro como podrás comprobar a continuación:

Viajar con niños en tren

vacaciones con niños - viajar en tren

Viajar en tren con niños puede ser una opción acertada por varios motivos. El principal de ellos es la posibilidad de poder desplazarse y dar pequeños paseos con ellos a lo largo de los vagones, lo cual favorece a que los niños se puedan relajar más durante el viaje dada la libertad que el tren como medio de transporte ofrece.

Otra de las ventajas que el tren ofrece es que durante los trayectos nocturnos en muchas ocaciones hay la posibilidad de pernoctar. Dependiendo del tren y el proveedor, se puede incluso reservar un compartimento familiar que suele estar dotado de literas, lavabo y armario.

El tren también suele disponer de vagón-restaurante donde así desconectar un poco con los peques. Además, si necesitas calentar comida para tus niños, en este vagón podrás pedirlo. 

Viajar en autobús con niños

vacaciones con niños - viajar en bus

Es posible que el autobús no sea el medio de transporte más divertido para los niños, pero también tiene sus ventajas. Por lo general se trata del medio en el que conseguir mejores precios con respecto al tren o el avión. A la hora de pensar en el equipaje, el autobús te permite llevar contigo más bultos sin pensar en las posibles quejas como podría suceder con las aerolíneas cuya política de equipaje es más estricta.

El autobús además es quizá el medio de transporte que resulte más familiar a los niños, ya que están habituados a él con las excursiones del colegio. Además pueden observar el paisaje de manera más detenida y eso ¡siempre entretiene!

Pero, ¿cuál es el medio de transporte ideal para viajar con niños según nuestros expertos viajeros?

En este apartado tenemos ideas enfrentadas. Un 40% de los encuestados tienen preferencia por los vuelos como medio de transporte aunque, una vez en el destino, la mayoría decide utilizar el transporte público. Para viajes largos siempre es recomendable mantener entretenidos a los niños. Aquí las nuevas tecnologías salen vencedoras, aunque  entretenerlos con algún juego tradicional hará que todos los miembros de la familia participen. Sin embargo, Rubén y Lucy de “Algo que recordar” consideran que mejor evitar las pantallas hasta que no quede remedio, haciendo que los niños desarrollen su ingenio a la hora de jugar. 

Viajar en avión con niños

vacaciones con niños - viajar en avion
La principal ventaja de volar con niños es la rapidez con la que se llega al destino, sobre todo si se trata de trayectos internacionales. Antes de reservar tus vuelos necesitarás comprobar bien las condiciones de cada aerolínea a la hora de viajar con niños. Intenta evitar las aerolíneas de bajo coste ya que las ventajas que ofrecen suelen ser inferiores a las de las compañías tradiciones. Además, los precios para niños varían también con respecto al billete de los niños. En algunas compañías hasta determinada edad el billete es gratuito y en otras se ha de pagar un porcentaje del mismo. También es importante la opción de poder escoger los asientos. Por ejemplo, la primera fila siempre cuenta con mayor espacio por lo que sería ideal para que los niños se sientan más libres durante el vuelo. 

Por supuesto, llega con suficiente tiempo de antelación al aeropuerto. Algunos aeropuertos cuentan con zona infantil  en donde entretenerse antes del vuelo así que no dudes en comprobarlo antes. Lo mismo ocurre con áreas de lactancias; la gran mayoría de aeropuertos cuentan con ellas. En cuanto a los carritos porta equipajes, también existen en determinados aeropuertos especiales para bebés.

Para evitar que a tus niños se le taponen los oídos durante el vuelo hay varios trucos. Si aún sigue usando chupete, que lo usen sobre todo durante el despegue y aterrizaje. Si son mayores y tienen la edad adecuada, haz que mastiquen chicle o chupen un caramelo para evitar el taponamiento. También puedes masajear la parte trasera de la oreja para relajar la zona.

Asegúrate de que los niños se mantienen hidratados durante todo el vuelo. Debido a la presión de la cabina, el ambiente suele estar más seco de lo normal por lo que puede ser algo muy normal la sequedad de las fosas nasales. Beber sorbitos de agua regularmente así como unas gotas de suero fisiológico bastarán.

Intenta mostrar empatía con los pasajeros de alrededor que no viajen con niños. Aunque sea algo normal que los niños alboroten un poco, recuerda cómo te sentías cuando viajabas sin niños en un avión y la tranquilidad que esperabas tener durante el trayecto.

4.- Entretenimiento a bordo

“Salir de viaje con los niños es una de las actividades más divertidas que podemos hacer en familia, pero tener a los niños “encerrados” en un espacio pequeño como puede ser un coche, el tren o el avión durante varias horas puede generar conflictos. Para evitarlos, debemos tener a mano todo lo necesario para entretener a los niños en los momentos de espera. ¿Qué debe contener una bolsa de juegos de viaje? Pinturas y libretas, cuentos cortos, juegos de preguntas, cartas o viaje que no ocupen mucho, muñecos y coches y un pequeño reproductor de música y cuentos con auriculares. Y si llegado el momento, necesitas tirar de algún juego que no requiera material propón un veo veo, unas adivinanzas, contar historias locas, un teléfono estropeado, un juego de palmas con canciones o un pulso chino de pulgares”.

Hacer Familiavacaciones con niños - entretenimiento a bordo

Sea cual sea el medio de transporte que elijas para viajar, tener a los niños entretenidos es algo básico si no quieres que el trayecto a tu destino se convierta en una verdadera pesadilla. 

Si no dispones de una tablet para poder entretenerles con una película (esta opción nunca falla para mantenerlos en calma), que no se te olviden unos cuantos libros para colorear o de pegatinas. Los cuentos cortos también son una buena opción para viajar con niños, y si la temática puede ser de viajes, pues mucho mejor; de esta manera los niños se ilusionan más con todo lo que les está por venir. Tampoco hay que olvidar los clásicos juegos de toda la vida como el “veo veo” que seguramente también recuerdes con nostalgia de los viajes con tus padres.

Y, como sabemos que la “música amansa las pequeñas fieras”, nuestro último consejo para amenizar el trayecto es esta playlist que hemos encontrado en Spotify para viajes en familia:

5.- ¡Por fin en el destino! ¿Y ahora qué?

“Con niños los viajes pueden ser a destinos que ya conocemos, adaptando esta nueva visita a sus intereses. Busquemos un máximo de tres visitas al día, para dejar un margen a sus juegos en un parque o zona infantil. Para comer buscaremos cafés o restaurantes con algún rincón de juegos o, si es verano, un parque con merendero. En Escapalandia solemos optar por un plan libre, compaginando un museo específico para ellos, como el Leprechaum de Dublín, con otro orientado a mayores pero con módulos interactivos y muchos recursos para ellos como el Natural History Museum de Londres. Muchos recursos turísticos tienen ludoteca, como la Neocueva de Altamira (Cantabria), donde pueden realizar actividades relacionadas con lo que allí se expone”.

Escapalandia

vacaciones con niños - en el destino

Si eres de los que siempre te ha gustado viajar de manera improvisada no te va a quedar otra que cambiar el chip con la llegada a la familia de los más pequeños. Los niños son los que dictan cada plan del viaje y eso es algo que no puedes olvidar ni un segundo. Esto no quiere decir que no estudies bien el destino de antemano. Prepárate una buena lista de actividades, excursiones y lugares concretos que quieras visitar con ellos durante el viaje. Después pregúntales qué les parece el plan para así despertar su curiosidad y las ganas de ver con sus ojos todo aquello que les estás contando. Cuando llegues al destino olvídate de las rutinas más allá que las de las horas de la comida. Con fin de que este momento no se convierta en un caos, también te recomendamos que elabores una lista con  restaurantes para no perder demasiado tiempo buscando durante el viaje.

 

“Tú conoces a tu hijo mejor que nadie, así que intenta programar actividades apropiadas a sus gustos y edades. No obstante, según nuestra experiencia sería un terrible error visitar solamente lugares como parques temáticos, ludotecas, teatros de marionetas o museos para niños, ya que de ese modo se perderían la esencia del destino al que viajamos. Además, para que los viajes sean un éxito tiene que haber espacio y actividades para todos los miembros de la familia. Por cierto, el ritmo con ellos es muy distinto así que es mejor hacer un par de actividades al día bien aprovechadas que terminar el día entre un cóctel de lloros, reproches y lamentos“.

El Pachinko

Una vez lleguemos al destino, lo recomendable es combinar visitas culturales con actividades de ocio.  Si no quieres que los gastos se vayan de las manos en fines superfluos, el 80% de las familias recomiendan evitar ir de compras innecesarias y no dejar de probar los platos típicos del lugar.

Nuestro último consejo en este apartado es que los niños vayan identificados con su nombre y tu teléfono por si acaso se llegasen a perder en algún momento. Para ello puedes elaborar unas pulseritas con toda la información necesaria para que la mantengan durante todo el viaje. Una manera más moderna de no perderles de vista es mediante un controlador digital. Estos dispositivos te avisan cuando los niños se han alejado de una distancia considerable.

6.-Alojamiento

vacaciones con niños - alojamiento

Es muy importante escoger la opción correcta en cuanto al alojamiento cuando se ha de viajar con niños. Seguramente si tienes un bebé lo primero que te plantees a la hora de escoger una opción u otra sea el hecho de que el hotel o apartamento tenga cuna y así no tener que llevar contigo una plegable. Esto es algo destacable que has de asegurarte antes de realizar cualquier tipo de reserva.

  • Hoteles: Quizá sea la variable más cómoda para viajar con niños. Una gran parte de hoteles cuentan con actividades destinadas a los más pequeños como talleres, grupos de animación o juegos. Tampoco tendrás que preocuparte de mantener las habitaciones en orden y limpias, lo que es una importante preocupación menos.
  • Apartamentos:  Los apartamentos tiene alguna que otra ventaja con respecto a los hoteles. Es la mejor manera para mantener ciertas rutinas que tenéis en casa, como hora de las comidas y de sueño. Si se trata de un complejo de apartamentos es muy posible además que cuente con zonas de recreo infantil. Por último, la hora de llega y salida suele ser más flexible ya que es algo pactado con el dueño del apartamento.
  • Camping: El camping también ofrece plena libertad a la hora de viajar en familia. También puedes continuar con tus rutinas habituales como en el apartamento, pero con la diferencia de que las instalaciones son más sencillas y más en plena naturaleza. También hay muchos campings pensados para viajes con niños, por lo que has de investigar bien antes de decidirte por uno en concreto.
  • Coachsurfing: Esta posibilidad es para los padres de familia más atrevidos ya que consiste en conseguir un lugar gratuito donde poder alojarse a través de la plataforma de internet. Tendrás que buscar seriamente el lugar ideal para quedarte con tus niños y quien sabe si después de la experiencia incluso podáis hacer nuevas amistades y devolver el favor en otro momento.

7.- Qué tipo de destinos elegir al viajar con niños

vacaciones con niños - familia mar

“Viajar es de alguna manera un ejercicio de crianza y educación totalmente condensado. Vamos a pasar las 24 horas multiplicado por unos cuantos intensos días toda la familia conviviendo en un nuevo entorno con un montón de nuevas posibilidades y propuestas para experimentar. Viajando con niños es importante adecuar los ritmos a las posibilidades y necesidades según sea su edad. Así que relax y poco a poco. Si los niños son pequeños (menores de 4/5 años) es especialmente importante elegir destinos rurales y de naturaleza o si son urbanos que dispongan de grandes zonas de juego donde puedan correr y desarrollarse corriendo, saltando o jugando con el agua o la arena”.

Familias en Ruta

  • Gracias a la opinión recogida de nuestros expertos viajeros podemos afirmar que la mayoría de familias prefieren viajar durante el verano y decantarse por destinos de sol y playa. Viajar en verano con niños es elegida en un 75% de los casos, siendo en un 80% de las veces un destino de playa.
  • Si la pregunta gira en torno a si prefieren viajar una urbe o un destino rural, el 40% de las familias viajeras prefieren un destino urbano. Mientras que otro 40% considera que es mejor variar.
  • ¿Cuántos destinos a elegir al viajar con niños? Aquí el 75% de los viajeros consideran que un sólo destino es más adecuado. Sin embargo, todos coinciden en que sería ideal realizar más de un viaje al año en familia.
  • ¿Qué distancia máxima es la recomendada para viajar con niños? Si la edad de los niños es corta o aún son bebés, lo recomendado son destinos cercanos, sin embargo, no existe una respuesta concluyente. Donde todos coinciden es en que lo mejor sería combinarlo e ir adaptando y educando a los niños a los viajes más largos.
  • Una opinión en la que todos los padres viajeros concluyen de forma igualitaria es en marcar el ritmo de los viajes a las necesidades de los niños.

 

 

 

viajar_con_niños_libro

Esperamos que esta guía para viajar con niños os haya resultado útil. Si aún os quedan preguntas por resolver y necesitáis más consejos no os perdáis este libro de la Editorial Viajera escrito por:

Héctor Arenós Marco
Montse Balagueró Oller
Susagna Galindo Rodríguez
Pau García Solbes
Max López Torres
Ester Martín
Juan Antonio Martínez y María Vicién
Cristina Silvente

 

 

Laura Montero

Soy una salmantina enamorada de Berlín donde vivo desde hace varios años ya. Me encanta perderme en los rincones de los lugares que visito, en las páginas de los libros que leo o en las imágenes de las películas que veo.