Cada vez son más las personas diagnosticadas con alergias e intolerancias alimenticias en nuestro país. Una de ellas es la intolerancia al gluten o enfermedad celiaca. Si hace poco tu médico te ha diagnosticado esta intolerancia y te gusta viajar… ¡Bienvenido al club! Posiblemente te encuentres inmerso en un mar de dudas con respecto a la nueva realidad: cómo salir de tapas con tus amigos, cocinar cuando compartes piso, qué productos poder comer y cuáles no, o de cara a las vacaciones de verano… ¡cómo viajar sin gluten!

Tranquilo, mantén la calma. Tus hábitos tan solo se verán modificados pero no pararás el ritmo en ningún momento, te lo puedo asegurar yo que soy celiaca desde hace casi 20 años y no he parado de hacer cosas por esta pequeña barrera en mi dieta. ¡Ah! Y me encanta viajar, viajar sin gluten.

Este artículo va dedicado a todos aquellos celiacos que les causa serias dudas a la hora de coger las maletas y viajar a un nuevo destino por llevar una dieta libre de gluten a la fuerza. Con esta “guía” quiero intentar despojar esos miedos para que tu dieta no sea un impedimento para viajar partiendo de mi propia experiencia. Pero antes, un pequeño repaso sobre qué va todo esto:

 

Enfermedad celiaca. Y eso, ¿qué es?

La enfermedad celiaca es una intolerancia crónica a la proteína del gluten la cual se puede encontrar en cereales como el trigo, cebada, centeno, avena, espelta, triticale y derivados. Los estudios revelan que cada vez son más los adultos diagnosticados de la enfermedad celiaca (EC) o sensibilidad al gluten en nuestro país y otros países. En ambos casos, los celiacos están obligados a llevar a cabo una dieta 100% sin gluten, y eso no significa sólo no ingerir estas proteínas en las comidas, sino también prestar suma atención a la gran desconocida para muchas personas: la contaminación cruzada. Esto significar preparar y manipular los alimentos en espacios completamente libres de gluten, lo que a muchos que desconocen la enfermedad, les puede sonar a paranoia pero no lo es.

goeuro-viajar sin gluten- no pan

Viajar sin gluten, ¿es posible?

Para muchos celiacos, sobre todo para los que han sido diagnosticados recientemente, relacionar una dieta sin gluten con viajar les puede provocar respeto y hasta temor. Y no lo juzgo. No voy a negar que mi primera preocupación cuando estoy eligiendo destinos para mis vacaciones es pensar cómo me las podré apañar durante las horas de la comida en un país desconocido, en un idioma que no entiendo y, más aún, cuando visite pequeñas urbes. Pero con los años he aprendido que lo mejor para no generar estrés durante el viaje es organizarlo bien, estudiarlo en casa e ir bien preparada.

1.- Infórmate sobre el destino antes de reservar billetes o alojamiento

Antes de reservar medio de transporte o alojamiento, lo primero que debes de hacer es una pequeña investigación sobre si es un buen destino sin gluten. Empieza buscando en google el nombre de la ciudad seguido de “sin gluten”, filtrado por fecha “último año”. Aparecerán muy probablemente varias páginas y blog de viajeros sin gluten. Vete saltando de una a otra página y detente en el más relevante. De esta manera podrás obtener una primera idea sobre cómo de familiarizado está el destino que tienes en mente con respecto al tema del gluten.

Otra idea es buscar las posibles asociaciones de celiacos del país de destino ya que, de haberlas, tendrán información sobre el destino y la dieta sin gluten así como de recomendaciones sobre restaurantes y establecimientos donde conseguir productos sin gluten. También suelen proporcionar información sobre cómo es el etiquetado de “sin gluten” en el país, algo útil cuando necesites comprar cosas en el supermercado de destino.  

¿Te convence? ¡Empieza tu viaje comprando tus billetes ya!

goeuro-viajar sin gluten-planear

2.- Hazte una lista de puntos sin gluten

Con ayuda de los blogs y asociaciones mencionados en el punto anterior, elabora una lista consistente de restaurantes, tiendas y supermercados donde puedas encontrar opciones sin gluten. No te fíes solo con apuntar lo primero que veas: compruébalo en el sitio web oficial (de haberlo) y no dudes en escribir al establecimiento en sí a través de su mail o página de Facebook para confirmar que es un lugar seguro donde poder comer.

¡No olvides anotar cuáles son sus horarios! Varias veces me ha ocurrido caminar durante un buen rato por una ciudad que estoy visitando para encontrar el local y que estuviera cerrado…

Una vez tengas la lista hecha, coge un mapa (o crea uno en google maps aquí) de los lugares que visites y pon un pin en cada punto sin gluten para que te orientes más fácil una vez allí.

También puedes descarga en tu móvil apps que localizan puntos sin gluten como supermercados, restaurantes, etc. Algunas de ellas interesantes y prácticas son las de celiaquitos o CeliCity.

goeuro - viajar sin gluten - productos

3.- Kit del Superviviente celiaco

Todo celiaco ha de tener más que en mente que a la hora de hacer la maleta no solo va a meter ropa y cámara de fotos, sino también su kit de supervivencia: comida de emergencia. Dentro de la Unión Europea se puede transportar alimentos con gran facilidad, pero no es el caso de otros países donde hay cierta restricciones con aquellos que tienen origen animal o vegetal.

El kit de superviviencia celiaco tiene que contener productos básicos como pan y galletas. Además uno o varios snacks en cada día de visita metido en mi mochila ha de ser algo imprescindible para reponer energías en caso de necesidad.  

En caso de que mi viaje vaya a ser de varios días haciendo rutas por diferentes lugares, además de estos productos básicos también intento llevar otros alimentos de larga duración como embutido, comida precocinada o latas pequeñas que pueda llevar en el equipaje de mano (en el caso de viajar en avión y no facturar).

goeuro - viajar sin gluten - kit supervivencia

4.- Cuéntale tu problema al camarero. Sin miedo.

Puede que los idiomas no sea lo que mejor que se te den, o simplemente viajes a un destino donde desconoces por completo su lengua y suceda que no te puedes comunicar con precisión. Para estas situaciones existen una serie de tarjetas en todos los idiomas que puedes descargar, imprimir o guardar simplemente en tu teléfono para poder enseñársela al camarero o quien corresponda. En ella viene explicada que es lo que no puedes consumir. ¡Descárgalas aquí!

goeuro-viajar sin gluten - camarero

5.- Transporte

A la hora de reservar tu billete para tu viaje, no dudes en comprobar y especificar que necesitas un menú especial, sobre todo si vas a ir en avión. Cada vez más son los proveedores que ofrecen la opción de menús especiales en sus recorridos.

  • Avión: Hoy en día son muchas las aerolíneas que ofrecen en sus vuelos la opción de menú sin gluten. Si se trata de trayectos cortos, las aerolíneas no suelen incluir menú con el billete, pero si que disponen de un servicio bar/cafetería a bordo. Por lo general, gran parte de las compañías tanto tradicionales como low cost, especifican en sus menú los alérgenos de los productos que venden a bordo, como en Ryanair o EasyJet. Si tu billete incluye el menú, tendrás que especificar tus necesidades a la hora de reservarlo. No olvides comprobar que el menú sin gluten viene mencionado en tu billete a la hora de hacer tu check-in. Recomiendo recordar al servicio de a bordo que eres pasajero con menú especial (aunque es bastante probable que te busquen ellos para confirmarlo una vez hayas tomado asiento). También cada vez más en los aeropuertos se pueden encontrar productos sin gluten, como es el caso de algunos españoles como el de Madrid o Barcelona.

goeuro-viajar sin gluten- avion

  • Tren: Infórmate bien antes de salir si el tren en el que viajas dispone de menú sin gluten. Por ejemplo, en los trenes de Renfe AVE, Euromed, Alaris, Altaria y Trenhotel, dependiendo de tu billete podrás solicitar menú sin gluten hasta 24 horas antes de tu salida.
    Otras compañías férreas de otros países como Deutsche Bahn en Alemania o Trenitalia, también ofrecen opciones sin gluten siempre que se solicite previamente.

goeuro-viajar sin gluten - tren

  • Bus: Aunque por lo general los buses no disponen de menú sin gluten a bordo, algunas de ellas como las gamas Supra y Premium de ALSA ofrecen de servicio restaurante y, afortunadamente, la posibilidad de solicitarlo sin gluten.

Elijas el transporte que elijas, siempre recomiendo llevar un pequeño sandwich a bordo en caso de tener algún imprevisto a la hora de viajar sin gluten.

 6.- Alojamiento

El alojamiento es otro de los factores clave a la hora de ir de viajar sin gluten. Dependiendo del presupuesto, se puede optar más hacia hostal, apartamento u hotel.

  • Desde mi punto de vista, el hostal es el alojamiento que menos posibilidades te brinda a la hora de poder sobrevivir por tu cuenta con respecto a la comida, al menos que dispongan de cocina común donde poder cocinar algo en caso de necesidad. En este caso, tendrás que tener sumo cuidado con la contaminación cruzada y asegurarte que cocinas sobre superficies lisas.
  • Si reservas tu alojamiento en un hotel con pensión completa o media pensión, tendrás mucho adelantado. Es la opción más costosa, sí, pero también la más cómoda. En caso de viajar con niños, esta es la opción más recomendable además de poder seguir una rutina diaria de comidas para los más pequeños.
  • Apartamentos o AirBnB para mi son la mejor solución con diferencia. ¿Por qué? Porque es como estar en casa estando de vacaciones, con todos las ventajas que conlleva como el tema de las comidas. Al disponer de cocina, puedo manejar fácilmente cómo cocinarlas con total seguridad y limpieza. 

 goeuro - viajar sin gluten - alojamiento

Laura Montero

Soy una salmantina enamorada de Berlín donde vivo desde hace varios años ya. Me encanta perderme en los rincones de los lugares que visito, en las páginas de los libros que leo o en las imágenes de las películas que veo.